DARVON* N COMPUESTO 33 mg\
DARVON* N COMPUESTO 66 mg\
DARVON* SIMPLE
CAPSULAS
Analgésico antipirético

ELI LILLY Y CIA. DE MEXICO, S.A. de C.V.

- FORMA FARMACEUTICA Y FORMULACION
- DESCRIPCION
- INDICACIONES TERAPEUTICAS
- FARMACOCINETICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS
- CONTRAINDICACIONES
- PRECAUCIONES O RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO O LA LACTANCIA
- REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS
- INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GENERO
- ALTERACIONES DE PRUEBAS DE LABORATORIO
- PRECAUCIONES Y RELACION CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS, MUTAGENESIS, TERATOGENESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD
- DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACION
- SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL: MANIFESTACIONES Y MANEJO (ANTIDOTOS)
- PRESENTACIONES
- RECOMENDACIONES PARA ALMACENAMIENTO
- LEYENDAS DE PROTECCION
- NOMBRE DEL LABORATORIO Y DIRECCION
- NUMERO DE REGISTRO DEL MEDICAMENTO

 

 

FORMA FARMACEUTICA Y FORMULACION:

Cada cápsula de DARVON* N COMPUESTO contiene 50 mg (88.4 micro mol) o 100 mg (176.8 micro mol) de napsilato de dextropropoxifeno, 389 mg (2.2 micro mol) de ácido acetilsalicílico y 32.4 mg (166.8 micro mol) de cafeína. Cada cápsula de DARVON* SIMPLE contiene 65 mg de clorhidrato de dextropropoxifeno.

DESCRIPCION: El napsilato de dextropropoxifeno y el clorhidrato de dextropropoxifeno son, polvo cristalino blanco inodoro con sabor amargo. Son muy poco solubles en agua y solubles en metanol, etanol, cloroformo y acetona. Su nombre químico es sal hidroclorhídrica del éster de propionato de (2S, 3R)-(+)-4-(dimetilamino)-3-metil-1,2-difenil-2-butanol. Su peso molecular es 375.94.

INDICACIONES TERAPEUTICAS: DARVON* SIMPLE, para el alivio del dolor leve a moderado. DARVON* N COMPUESTO, para el alivio del dolor leve a moderado, ya sea que el dolor se presente solo o acompañado de fiebre.

FARMACOCINETICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS:

Farmacocinética: El propoxifeno es un analgésico narcótico que actúa sobre el sistema nervioso central.

Las dosis equimolares del clorhidrato o napsilato de propoxifeno proporcionan concentraciones similares en el plasma sanguíneo. Después de la administración de 65, 130 ó 195 mg de clorhidrato de propoxifeno, la biodisponibilidad del propoxifeno es equivalente a la de 100, 200 ó 300 mg, respectivamente, de napsilato de propoxifeno.

En el plasma sanguíneo se obtienen concentraciones máximas de propoxifeno dentro de 2 a 2½ horas.

Después de la administración oral de una dosis de 100 mg de napsilato de propoxifeno o de una dosis de 65 mg de clorhidrato de propoxifeno, se obtienen concentraciones máximas de 0.05 a 0.1 micro g/ml.

La administración de dosis repetidas de propoxifeno a intervalos de 6 horas condujo a un aumento en las concentraciones plasmáticas, las cuales se estabilizaron después de la novena dosis a las 48 horas.

El propoxifeno se metaboliza en el hígado y se convierte en norpropoxifeno. El propoxifeno tiene una vida media de 6 a 12 horas, mientras que la del norpropoxifeno es de 30 a 36 horas.

El norpropoxifeno ejerce mucho menos efecto depresor sobre el sistema nervioso central que el propoxifeno, pero tiene un efecto anestésico local mayor que es similar al de la amitriptilina y medicamentos antiarrítmicos tales como la lidocaína y quinidina.

En los estudios efectuados en animales en los cuales se administraron por venoclisis continua, grandes cantidades de propoxifeno y norpropoxifeno, el tiempo de conducción intracardiaca (intervalos PR y QRS) se prolongó.

La duración de cualquier retraso en la conducción intracardiaca atribuible a las altas concentraciones de norpropoxifeno puede ser relativamente larga.

Farmacodinamia: El propoxifeno es un analgésico narcótico leve cuya estructura química está relacionada con la de la metadona. La potencia del napsilato de propoxifeno viene a ser de 66 a 100% la de la codeína.

La asociación de propoxifeno con una mezcla de ácido acetilsalicílico y cafeína produce mayor analgesia que la producida por el propoxifeno o por el compuesto de ácido acetilsalicílico y cafeína administrado por sí solo.

CONTRAINDICACIONES: Hipersensibilidad al propoxifeno, ácido acetilsalicílico o cafeína.

PRECAUCIONES O RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO O LA LACTANCIA: La inocuidad del propoxifeno durante el embarazo todavía no ha sido establecida en cuanto a la posibilidad de que produzca algún efecto adverso sobre el desarrollo del feto. Se ha informado de casos de síntomas de deprivación en el neonato después de haber sido usado el propoxifeno durante el embarazo. Por lo tanto, el propoxifeno no debe emplearse en mujeres embarazadas a menos que, a juicio del médico, los beneficios sean mayores que los posibles riesgos. La aspirina no parece tener efectos teratogénicos.

Sin embargo, se reportó prolongación del embarazo y del parto con aumento en el sangrado antes y después del alumbramiento, disminución del peso al nacer, y aumento en el porcentaje de partos con fetos muertos con niveles sanguíneos elevados de salicilato. La administración de ácido acetilsalicílico se debe evitar durante los 3 últimos meses del embarazo debido a posibles efectos adversos sobre el recién nacido y al aumento potencial en la pérdida de sangre de la madre.

Madres que amamantan: En la leche humana se han hallado concentraciones bajas de propoxifeno. En estudios efectuados en el posparto que comprendían mujeres que amamantaban y que habían tomado propoxifeno, no se observaron efectos adversos en los lactantes que estaban tomando leche de la madre.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: En una encuesta realizada en pacientes hospitalizados, menos del 1% de los que tomaban el propoxifeno a las dosis recomendadas tenían efectos colaterales.

Los efectos adversos más frecuentes fueron: mareos, sedación, náuseas y vómitos. Algunas de estas reacciones pueden ser aliviadas si el paciente se acuesta.

Otras reacciones secundarias son estreñimiento, dolor abdominal, erupciones cutáneas, vértigo, cefalea, debilidad, euforia, disforia, alucinaciones y trastornos visuales menores.

Puede resultar necrosis papilar renal del uso crónico de la aspirina, en particular cuando la dosis es mayor a la recomendada y cuando se combina con acetaminofén.

Ha ocurrido miopatía subaguda dolorosa después de sobredosis crónicas de propoxifeno.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GENERO: El efecto depresor del propoxifeno sobre el sistema nervioso central es aditivo al de otros depresores del sistema nervioso central, incluso el alcohol.

Los salicilatos pueden aumentar el efecto de los anticoagulantes e inhibir el efecto de los agentes uricosúricos.

Como sucede con muchos agentes medicinales, el propoxifeno puede retardar el metabolismo de un medicamento administrado en forma concomitante. Si esto llegara a suceder, las concentraciones séricas más altas de este medicamento podrían producir un mayor efecto farmacológico o adverso del mismo. Se ha informado de tales casos cuando se administró propoxifeno a pacientes que estaban recibiendo antidepresivos, anticonvulsivos o medicamentos como la warfarina. Han ocurrido signos neurológicos severos, incluso el coma, con el uso concomitante de carbamacepina.

ALTERACIONES DE PRUEBAS DE LABORATORIO: El tratamiento con propoxifeno se ha relacionado con pruebas anormales de función hepática y ocasionalmente con ictericia reversible (incluso ictericia colestásica).

PRECAUCIONES Y RELACION CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS, MUTAGENESIS, TERATOGENESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: Los salicilatos deben ser usados con suma cautela en los pacientes con úlcera péptica o alteraciones de la coagulación.

El propoxifeno debe administrarse con cautela a los pacientes con insuficiencia hepática o renal ya que pueden presentarse concentraciones séricas más altas y una eliminación lenta.

Uso en niños: No se recomienda que el propoxifeno sea administrado a niños debido a que no se dispone de suficiente experiencia clínica documentada para establecer tanto su innocuidad, como un régimen posológico apropiado en los niños.

Uso en personas de edad avanzada: En algunos pacientes se puede reducir el índice de metabolismo del propoxifeno. Se debe considerar la ampliación del intervalo de dosificación.

Advertencias:

o   No recete propoxifeno a pacientes con tendencias suicidas o con propensión a adquirir adicciones.

o   Recete propoxifeno con precaución a los pacientes que usan tranquilizantes o medicamentos antidepresivos y a aquellos que abusan de las bebidas alcohólicas.

o   Advierta a sus pacientes que no excedan la dosis recomendada y que limiten la ingestión de bebidas alcohólicas.

Los productos con propoxifeno en dosis excesivas, ya sea solos o en combinación con otros depresores del sistema nervioso central, incluyendo el alcohol, son causa importante de muertes por medicamentos. No es raro que la muerte ocurra dentro de la primera hora de haber ingerido la sobredosis. En un estudio realizado en 1975 de muertes debidas a sobredosis, el deceso ocurrió dentro de la primera hora en aproximadamente 20% de los casos (en 5% ocurrió dentro de los primeros 15 minutos). El propoxifeno no deberá tomarse en dosis mayores que aquellas recomendadas por el médico. Es esencial ejercer buen juicio al prescribir propoxifeno para evitar riesgos con su uso. En pacientes que están deprimidos o que tienen tendencias suicidas, debe considerarse la opción de usar analgésicos que no sean narcóticos. Se debe advertir a los pacientes del peligro de tomar simultáneamente bebidas alcohólicas y productos que contienen propoxifeno, debido a los efectos aditivos potencialmente graves que producen estos agentes en el sistema nervioso central. Debido al efecto depresor adicional del propoxifeno, éste se debe recetar con precaución a pacientes cuya condición médica requiere de la administración simultánea de sedantes, tranquilizantes, relajantes musculares, antidepresivos u otros medicamentos depresores del sistema nervioso central (SNC). Se debe advertir a los pacientes de los efectos depresores aditivos de estas combinaciones.

Muchas de las muertes relacionadas con propoxifeno han ocurrido en pacientes con antecedentes de trastornos emocionales, ideas suicidas o intentos de suicidio, así como historias de mal uso de tranquilizantes, alcohol y otras drogas que actúan sobre el SNC.

Algunos de los fallecimientos han ocurrido como consecuencia de la ingestión accidental de cantidades excesivas de propoxifeno, solo o en combinación con otros medicamentos. Debe advertirse a los pacientes que están tomando propoxifeno que no excedan la dosis recomendada por el médico.

Toxicomanía: Cuando se ingieren dosis mayores que las recomendadas durante un periodo prolongado, el propoxifeno puede producir toxicomanía que se caracteriza por medio de necesidad psíquica y, con menos frecuencia, necesidad física y acostumbramiento. El propoxifeno solo suprime parcialmente el síndrome de deprivación en aquellas personas que necesitan físicamente morfina u otros narcóticos. El riesgo de abusar del propoxifeno es cualitativamente similar al de la codeína, aunque cuantitativamente menor, y el propoxifeno debe recetarse con el mismo grado de precaución que se aplica al recetar codeína.

Uso en pacientes ambulatorios: El propoxifeno puede afectar la capacidad mental y/o física requerida para efectuar tareas que pueden ser peligrosas, tales como conducir un automóvil u operar una maquinaria. Se debe advertir al paciente sobre el particular.

El síndrome de Reye es una enfermedad rara pero grave que puede presentarse en niños y adolescentes después de una gripe o una varicela.

Aun cuando las causas del síndrome de Reye son desconocidas, algunos informes indican que el ácido acetilsalicílico (o los salicilatos) pueden aumentar el riesgo de contraer esta enfermedad.

DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACION:

Dosis: Estos productos se administran por vía oral. La dosis habitual es de 50 a 100 mg de napsilato de propoxifeno, 389 mg de ácido acetilsalicílico y 32.4 mg de cafeína cada 4 horas, según sea necesario para el alivio del dolor. La dosis máxima recomendada de napsilato de propoxifeno es de 600 mg/día.

El clorhidrato de propoxifeno se administra por vía oral. La dosis habitual es de 65 mg de clorhidrato de propoxifeno cada 4 horas, según sea necesario para el alivio del dolor. La dosis máxima recomendada del clorhidrato de propoxifeno es de 390 mg/día.

En pacientes con insuficiencia hepática o renal se debe considerar reducir la dosis diaria total.

Vía de administración: Oral.

SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL: MANIFESTACIONES Y MANEJO (ANTIDOTOS): Lo primero que se debe tomar en consideración es el tratamiento de los efectos de la sobredosis de propoxifeno sobre el sistema nervioso central. Las medidas de reanimación deben iniciarse rápidamente.

Síntomas de la sobredosis con propoxifeno: Las manifestaciones de los síntomas agudos ocasionados por una sobredosis de propoxifeno son similares a las producidas por la sobredosis de narcóticos.

Por lo general el paciente está soñoliento, pero puede presentar estupor o estar comatoso y con convulsiones. La depresión respiratoria es característica. Hay disminución de la frecuencia y/o volumen respiratorios, lo cual produce cianosis e hipoxia.

Las pupilas, que al principio estaban puntiformes, pueden dilatarse a medida que aumenta la hipoxia. Pueden presentar respiración de Cheyne-Stokes y apnea. Por lo general la presión arterial y frecuencia cardiaca son normales inicialmente, pero la presión arterial falla y la función cardiaca se deteriora, la cual, por último, produce edema pulmonar y colapso circulatorio, a menos que la depresión respiratoria sea corregida y la ventilación adecuada sea restablecida prontamente. El paciente puede presentar arritmias cardiacas y retraso en la conducción.

Existe una combinación de acidosis respiratoria/metabólica debido a la retención de CO2 (hipercapnia) y a la formación de ácido láctico durante la glucólisis anaeróbica. La acidosis puede ser grave si también se han ingerido grandes cantidades de salicilatos. Puede sobrevenir la muerte. En casos de sobredosis crónica de propoxifeno ha habido informes de miopatía dolorosa subaguda.

Tratamiento de la sobredosis de propoxifeno: La atención debe dirigirse primero al establecimiento de una vía aérea abierta y al restablecimiento de la ventilación. Puede requerirse ventilación con asistencia mecánica, con o sin oxígeno, y una respiración con presión positiva puede ser deseable en presencia de edema pulmonar. Naloxona, el antagonista de narcóticos, reduce marcadamente el grado de depresión respiratoria y debe administrarse prontamente, por vía intravenosa preferentemente, en cantidades de 0.4 a 2 mg. Si no se obtiene el grado deseado de antagonismo con mejoría de la función respiratoria, se debe repetir la naloxona a intervalos de 2 a 3 minutos. La duración de la acción del antagonista puede ser breve. Si no se observa una respuesta después de haber administrado 10 mg de naloxona, el diagnóstico de intoxicación por propoxifeno debe ponerse en duda. La naloxona también puede administrarse por vía intravenosa continua.

Tratamiento de la sobredosis de propoxifeno en niños: La dosis inicial corriente de naloxona en niños es de 0.01 mg/kg de peso por vía intravenosa. Si esta dosis no produce el grado de mejoría clínica deseado, se puede administrar una dosis mayor subsiguiente de 0.1 mg/kg de peso. Si no se puede administrar por vía intravenosa, la naloxona puede administrarse por vía intramuscular o subcutánea en dosis divididas. De ser necesario, la naloxona puede diluirse con agua estéril para inyección.

Se deben hacer determinaciones de los gases sanguíneos, pH y electrólitos a fin de que la acidosis y cualquier trastorno de los electrólitos presente puedan ser corregidos prontamente. La acidosis, hipoxia y depresión generalizada del sistema nervioso central predisponen al desarrollo de arritmias cardiacas. Puede presentarse fibrilación ventricular o paro cardiaco y el paciente puede necesitar las medidas de reanimación cardiopulmonar. La acidosis respiratoria desaparece rápidamente a medida que se restablece la ventilación y se elimina la hipercapnia, pero la acidosis láctica puede requerir la administración de bicarbonato por vía intravenosa para corregir dicho estado.

El estudio electrocardiográfico es esencial. La rápida eliminación de la hipoxia, acidosis y trastorno de los electrólitos (cuando se halla presente) ayudará a evitar dichas complicaciones cardiacas y aumentará la eficacia de los medicamentos administrados para restablecer la función cardiaca normal.

Además del empleo de un antagonista de narcóticos, el paciente puede requerir una cuidadosa dosificación con un anticonvulsivo a fin de controlar las convulsiones. Los medicamentos analépticos (por ejemplo, cafeína o anfetamina) no deben administrarse debido a la tendencia de dichos medicamentos a precipitar convulsiones.

El tratamiento general de sostén, además de oxígeno, incluye, cuando sea necesario, la administración de líquidos por vía intravenosa, compuestos vasopresores inotrópicos y, cuando una infección es probable, medicamentos antiinfecciosos. El lavado gástrico puede ser útil y el carbón activado puede adsorber una buena cantidad de propoxifeno ingerido. La diálisis tiene poco valor en los casos de intoxicación por propoxifeno solo. Se deben hacer los esfuerzos necesarios para determinar si otros agentes, tales como alcohol, barbitúricos, tranquilizantes u otros depresores del sistema nervioso central también fueron ingeridos, ya que dichos agentes aumentan la depresión del sistema nervioso central y también producen efectos tóxicos específicos.

Síntomas de la sobredosis de salicilatos: Los síntomas incluyen náuseas y vómitos, tinnitus y sordera, vértigo y cefalea, torpeza mental y confusión, diaforesis, pulso rápido y respiración aumentada, y alcalosis respiratoria. Tratamiento de la sobredosis de salicilatos: Cuando se ha ingerido DARVON* N COMPUESTO o DARVON* N COMPUESTO-66, el cuadro clínico puede complicarse con manifestaciones de salicilismo. El tratamiento de la intoxicación aguda por salicilato incluye el reducir al mínimo la absorción del medicamento, promoviendo su eliminación por los riñones y corrigiendo los trastornos metabólicos que afectan la temperatura somática, hidratación, equilibrio ácido-base y equilibrio de electrólitos. La técnica a emplear para eliminar el salicilato de la corriente sanguínea depende del grado de intoxicación medicamentosa. Si el paciente es atendido dentro de las 4 primeras horas de la ingestión de la droga, el estómago debe vaciarse lo antes posible, ya sea provocando el vómito o por lavado gástrico.

La transfusión de intercambio es muy factible para un lactante pequeño. La diálisis peritoneal intermitente es de utilidad en los casos de gravedad moderada. La alcalinización de las soluciones intravenosas mediante la adición de bicarbonato de sodio o citrato de potasio son de utilidad. La hemodiálisis con un riñón artificial es el medio más eficaz para la eliminación de salicilato y su uso está indicado en los casos muy graves de intoxicación por salicilatos.

PRESENTACIONES:

o   DARVON* N COMPUESTO 33: Caja con 24 cápsulas con 50 mg de napsilato de dextropropoxifeno (equivalente a 33 mg de clorhidrato de propoxifeno); ácido acetilsalicílico, 389 mg; cafeína, 32.4 mg; excipiente c.b.p. 1 cápsula.

o   DARVON* N COMPUESTO 66: Caja con 24 cápsulas con 100 mg de napsilato dextropropoxifeno (equivalente a 66 mg de clorhidrato de propoxifeno); ácido acetilsalicílico, 389 mg; cafeína, 32.4 mg; excipiente c.b.p. 1 cápsula.

o   DARVON* SIMPLE: Caja con 20 cápsulas con 65 mg de clorhidrato de dextropropoxifeno.

RECOMENDACIONES PARA ALMACENAMIENTO: Consérvese en lugar fresco y seco.

LEYENDAS DE PROTECCION: No se deje al alcance de los niños. No se administre durante el embarazo. Su venta requiere receta médica la cual se retendrá en la farmacia.

NOMBRE DEL LABORATORIO Y DIRECCION:
Fabricado por:
ELI LILLY Y CIA. DE MEXICO, S.A. de C.V.
Calzada de Tlalpan No. 2024
Colonia Campestre Churubusco
04200 México, D.F.
* Marca registrada

NUMERO DE REGISTRO DEL MEDICAMENTO:
Regs. Núms. 75545 y 49966, S. S. A.
RJE-2372/91/IPPA