TRILAFON*
GRAGEAS
Ansiolítico, antipsicótico y antiemético
SCHERING-PLOUGH, S.A. de C.V.

- FORMA FARMACEUTICA Y FORMULACION
- INDICACIONES TERAPEUTICAS
- FARMACOCINETICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS
- CONTRAINDICACIONES
- PRECAUCIONES O RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO O LA LACTANCIA
- REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS
- INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GENERO
- ALTERACIONES DE PRUEBAS DE LABORATORIO
- PRECAUCIONES Y RELACION CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS, MUTAGENESIS, TERATOGENESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD
- DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACION
- SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL: MANIFESTACIONES Y MANEJO (ANTIDOTOS)
- PRESENTACIONES
- RECOMENDACIONES PARA ALMACENAMIENTO
- LEYENDAS DE PROTECCION
- NOMBRE DEL LABORATORIO Y DIRECCION
- NUMERO DE REGISTRO DEL MEDICAMENTO

 

FORMA FARMACEUTICA Y FORMULACION:
Cada tableta de TRILAFON* contiene:

Perfenazina .................................. 4 mg

INDICACIONES TERAPEUTICAS: La perfenazina tiene acciones a todos los niveles del sistema nervioso central, particularmente en el hipotálamo, y propiedades ansiolíticas, antipsicóticas y antieméticas. TRILAFON* Tabletas, a dosis bajas es efectiva en el tratamiento de las manifestaciones de estados de ansiedad, tensión e hiperactividad psicomotora.

A dosis altas, está indicado en el tratamiento de las psicosis.

TRILAFON* Tabletas, también se recomienda en el tratamiento de la náusea y el vómito en adultos.

FARMACOCINETICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS: Las fenotiacinas a través de sus efectos en sistema nervioso central y autonómico, afecta diferentes sitios en el cuerpo. En el sistema nervioso central produce sedación sin hipnosis o anestesia, bloquea los reflejos condicionados de evitación y demuestra propiedades antieméticas. La perfenazina tiene mayor potencia conductual que otros derivados de las fenotiacinas, en las cuales sus cadenas laterales no contienen una molécula de piperazina.

Las fenotiacinas se absorben muy bien por vía oral y parenteral. De la dosis administrada por vía oral, del 60 al 70% desaparece rápidamente de la circulación portal, y la circulación enterohepática es muy activa. Como resultado, el medicamento sin cambios entra en la circulación sistémica cuando se administran por vía parenteral. Después de la absorción, las fenotiacinas se distribuyen rápidamente en todos los tejidos. Estos medicamentos son muy lipofílicos y se unen en gran cantidad a membranas y proteínas. Se encuentran concentraciones altas en el cerebro, los metabolitos predominan en el pulmón, hígado, riñón y bazo.

Las fenotiacinas se metabolizan primeramente en el hígado por oxidación, hidroxilación, desmetilación, formación de sulfóxidos y conjugación con ácido glucurónido. La eliminación del plasma puede ser más rápida de los sitios con alto contenido de lípidos y unirse en gran cantidad al sistema nervioso central.

Un factor determinante de la velocidad de metabolismo y excreción de las fenotiacinas, es la edad. El anciano, el feto y el niño tienen disminución de la capacidad de metabolizar y excretar esta clase de medicamentos. En general, los metabolitos de las fenotiacinas son menos activos farmacológicamente que el medicamento original.

El mareo, bloqueo de las respuestas condicionadas de la evitación y la hipotensión ortostática son efectos adversos que pueden desarrollar tolerancia cuando se administran las fenotiacinas por periodos de días o semanas. No ocurre tolerancia al efecto antipsicótico.

CONTRAINDICACIONES: TRILAFON* Tabletas, está contraindicado en pacientes comatosos o con alteraciones del estado de despierto, politraumatizados graves y en pacientes que reciben dosis grandes de depresores del sistema nervioso central (barbitúricos, alcohol, narcóticos, analgésicos y antihistamínicos); en presencia de discrasias sanguíneas, depresión de médula ósea e insuficiencia hepática, y en pacientes que han mostrado hipersensibilidad a TRILAFON*, y compuestos relacionados, insuficiencia renal, coma, epilepsia no tratada y enfermedad de Parkinson.

TRILAFON* Tabletas, también está contraindicado en pacientes en los que se sospecha o ya se han establecido alteraciones de daño subcortical, con o sin alteración hipotalámica, ya que puede presentarse una reacción de hipertermia de más de 40°C, en ocasiones hasta 14 a 16 horas después de administrado el medicamento. Puede ser útil la administración de antipiréticos y medios físicos para tratar este efecto adverso.

PRECAUCIONES O RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO O LA LACTANCIA: En caso de desarrollarse hipotensión, no debe administrarse epinefrina. Se puede utilizar norepinefrina o fenilefrina. Puede presentarse hipotensión aguda y grave con el uso de fenotiacinas en pacientes con insuficiencia mitral o feocromocitoma. Puede ocurrir hipertensión de rebote en pacientes con feocromocitoma. TRILAFON* Tabletas, puede disminuir el umbral convulsivo en pacientes susceptibles; de tal manera que debe utilizarse con precaución en pacientes con abstinencia de alcohol y en pacientes con crisis convulsivas. Si el paciente está siendo tratado con antiepilépticos, debe incrementarse la dosis de este último en caso necesario cuando se administre concomitantemente con TRILAFON*.

TRILAFON* Tabletas, debe ser utilizado con precaución en pacientes con depresión mayor.

La perfenazina puede alterar las funciones mentales o físicas que se requieren en actividades potencialmente peligrosas como manejo de automóviles u operación de maquinaria. Se debe advertir al paciente.

La posibilidad de suicidio en el paciente deprimido continúa durante el tratamiento, hasta que ocurra una remisión significativa. Los pacientes suicidas potenciales no deben tener acceso a cantidades grandes de TRILAFON.

Como con todas las fenotiacinas, la perfenazina no debe ser administrada indiscriminadamente. Algunos efectos indeseables de la perfenazina tienden a aparecer más frecuentemente cuando se utilizan grandes dosis. Sin embargo, como con otras fenotiacinas, los pacientes que reciben TRILAFON* Tabletas, deben ser supervisados continuamente.

Se sugiere el uso de otro derivado de las fenotiacinas en las pacientes con cáncer mamario, ya que la perfenazina aumenta los niveles séricos de prolactina.

El efecto antiemético de la perfenazina puede enmascarar signos de toxicidad debidos a sobredosis de otros medicamentos, o dificultar el diagnóstico de enfermedades como obstrucción intestinal, síndrome de Reye, tumores cerebrales y otras encefalopatías.

Ha ocurrido broncoaspiración de vómito en algunos pacientes postoperados que reciben fenotiacinas. Aun cuando la relación causal no ha sido establecida, no debe descartarse la posibilidad durante el cuidado posquirúrgico.

Los pacientes con grandes dosis de fenotiacinas que deben someterse a cirugía deben ser observados con cuidado, por riesgo de fenómenos de hipotensión. Además, puede ser posible que necesiten cantidades reducidas de anestésicos o de depresores del sistema nervioso central.

Las fenotiacinas deprimen los mecanismos de regulación de la temperatura, dependiendo de la temperatura ambiental, y pueden causar hipertermia o hipotermia y dificultad respiratoria. TRILAFON* Tabletas debe ser utilizada con precaución en personas expuestas a calor o frío extremos. Existe un aumento significativo en la temperatura corporal, sin explicación, que sugiere intolerancia a la perfenazina, en cuyo caso debe descontinuarse la terapia.

Por las reacciones de fotosensibilidad de las fenotiacinas, que se han reportado, los pacientes con esta terapéutica deben evitar la exposición al sol.

Las fenotiacinas deben ser utilizadas con cuidado en pacientes con alteración de la función renal, y en pacientes con insuficiencia respiratoria debida a infecciones pulmonares agudas o enfermedades respiratorias crónicas como asma y enfisema.

La ingesta de alcohol debe evitarse, ya que puede potencializar los efectos del medicamento, incluyendo la hipotensión. El riesgo de suicidio y el peligro de sobredosis se incrementa en pacientes que beben alcohol en exceso.

Se debe considerar como de riesgo, la terapia a largo plazo, en pacientes con insuficiencia hepática, alteraciones corneales, depósitos lenticulares y cambios en la retina, y con diskinesias.

El uso de fenotiacinas debe preceder de pruebas de laboratorio antes del tratamiento y periódicas durante éste, para su eficacia y seguridad, ya que puede afectar muchos órganos, especialmente durante terapias de dosis altas o prolongadas.

Se deben realizar biometrías hemáticas y químicas sanguíneas periódicamente. Si se sospechan efectos cardiovasculares, inducidos por el medicamento, se deben realizar electrocardiogramas. Si se presentan anormalidades en las funciones hepática o renal, se debe suspender el tratamiento.

Los pacientes deben ser observados continuamente por los efectos hematológicos, especialmente entre la cuarta y décima semana de tratamiento, por la aparición repentina de irritación faringea u otros signos de infección. Si disminuyen las cuentas de leucocitos y las cuentas diferenciales muestran una disminución de granulocitos, debe suspenderse el medicamento e iniciar la terapéutica adecuada.

Sin embargo, si aparece una pequeña disminución de la cuenta de leucocitos no es indicación por sí misma de suspensión del medicamento.

Abuso y dependencia: En general, las fenotiacinas, incluyendo la perfenazina, no producen dependencia psicológica. Sin embargo, seguido de la suspensión brusca de la terapia a dosis altas, se ha reportado gastritis, náusea, vómito, vértigo, temblor e hiperactividad motora. Los reportes sugieren que estos síntomas se pueden reducir continuando un antiparkinsoniano por varias semanas después de la suspensión del medicamento.

Uso durante el embarazo y la lactancia: No se han realizado estudios adecuados o bien controlados en mujeres embarazadas. Si debe utilizarse TRILAFON* Tabletas, durante el embarazo o la lactancia o en mujeres en edad de concebir, solamente los beneficios potenciales para la madre pueden justificar los riesgos potenciales para el feto o el lactante.

En recién nacidos de madres tratadas con fenotiacinas durante el embarazo, pueden presentarse síntomas extrapiramidales, como agitación, hipertonicidad, opistótonos, temblores, hiperreflexia y movimientos anormales. En casos raros los movimientos anormales persisten por 3 a 12 meses. Se ha observado depresión respiratoria que persiste por varios días en recién nacidos de madres que han recibido fenotiacinas por esquizofrenia. Se han presentado cataratas congénitas en niños cuya madre ha recibido promazina durante el embarazo. Las fenotiacinas atraviesan la barrera placentaria y entran en la circulación fetal fácilmente. La cloropromazina y la prometazina administradas a la madre previo antes del parto, se ha eliminado del recién nacido, dentro de las primeras 48 a 60 horas del nacimiento.

TRILAFON* Tabletas no debe ser administrado a las mujeres embarazadas previo al parto a menos que a juicio del médico los beneficios potenciales para la madre sobrepasen los riesgos potenciales del niño. Cualquier medicamento administrado a la madre durante el trabajo de parto y las fenotiacinas cruzan la barrera placentaria y el niño puede estar expuesto a efectos adversos o combinados de la terapia. La perfenazina es excretada rápidamente en la leche materna y puede causar efectos no deseados al lactante. Por el riesgo potencial de efectos adversos graves en los lactantes, el uso de TRILAFON* Tabletas, debe decidirse si se inhibe la lactancia o se suspende el medicamento, teniendo en consideración la importancia de la terapia de la madre.

Uso pediátrico: La seguridad y eficacia de la perfenazina en niños menores de 12 años no ha sido establecida.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: No todos los siguientes efectos adversos se han reportado con TRILAFON* Tabletas, sin embargo, existen similitudes entre varios derivados de las fenotiacinas, que deben de tomarse en consideración. En aquellos que tienen un anillo de piperazina (perfenazina es un ejemplo), los síntomas extrapiramidales que son más comunes y otros (por ejemplo: sedación, ictericia, discrasias sanguíneas, convulsiones y efectos sobre el sistema nervioso autonómico), son menos frecuentes.

Efectos sobre sistema nervioso central: Se presentan los siguientes síntomas extrapiramidales: tortícolis con retrócolis, inquietud, crisis oculógiras, distonía, akatisia, diskinesia, parkinsonismo, ataxia; otros síntomas motores son: opistótonos, trismus, dolor y adormecimiento de las extremidades, hiperreflexia, protrusión, decoloración, y dolor de la lengua, odinofagia, disartria y dislalia. Los síntomas extrapiramidales generalmente se controlan con el uso de un medicamento antiparkinsoniano del tipo de mesilato de benzotropina, biperiden, y/o la reducción de la dosis. En algunos casos, los efectos extrapiramidales pueden persistir después de suspender el tratamiento con perfenazina.

Diskinesia tardía: Con todos los medicamentos antipsicóticos puede aparecer diskinesia tardía, después del uso crónico, o bien, después de que se ha suspendido el medicamento. Aun cuando los pacientes ancianos con grandes dosis, son más propensos a desarrollar este síndrome, especialmente las mujeres, puede ocurrir en cualquier sexo y en niños. Los síntomas son persistentes, y pueden ser irreversibles. Si estos síntomas aparecieran, se sugiere suspender todos los medicamentos antipsicóticos. Puede ser necesario reinstituir el tratamiento, aumentar la dosis, o cambiar por otro antipsicótico, que puedan enmascarar el cuadro. Los movimientos finos de la lengua de origen vermiano, pueden ser un signo inicial de este síndrome. Si se suspende la medicación en este momento, el síndrome podría no desarrollarse.

Otros efectos sobre sistema nervioso central: Puede observarse edema cerebral, hiperproteinuria, convulsiones, sobre todo en pacientes que ya las presentaban o con anormalidades del EEG y cefalea.

Se ha reportado en pacientes que reciben estos medicamentos, el síndrome del neuroléptico maligno. Es poco común, y potencialmente letal, se caracteriza por manifestaciones extrapiramidales graves, con rigidez, puede sobrevenir estupor y coma, hipertermia, manifestaciones de disfunción autonómica, como efectos cardiovasculares.

No existe tratamiento específico, el neuroléptico debe ser suspendido inmediatamente.

Puede causar mareo, particularmente durante las primera y segunda semanas de tratamiento, después de las cuales generalmente desaparece. Los efectos hipnóticos que se presentan son mínimos, especialmente en los pacientes a los que se les permite continuar activos.

Efectos conductuales adversos: Pueden presentarse aumento paradójico de los síntomas psicóticos, estados parecidos a la catatonia, reacciones paranoides, inquietud, letargia, agitación psicomotora paradójica, hiperactividad, confusión nocturna, parasomnias e insomnio. Se ha reportado hiperreflexia en el recién nacido cuando se han utilizado fenotiacinas durante el embarazo.

Efectos autonómicos: Se han reportado sequedad de boca, salivación, náusea, vómito, retención gástrica, diarrea, anorexia, constipación, obstipación, impacto fecal, retención urinaria, frecuencia urinaria e incontinencia, parálisis de la vejiga, poliuria, congestión nasal, palidez, miosis, midriasis, visión borrosa, glaucoma, diaforesis, hipotensión, hipertensión y cambios en la frecuencia cardiaca. Estos efectos son poco frecuentes en pacientes que reciben menos de 24 mg diarios de perfenazina.

Puede presentarse íleo adinámico con la terapia a base de fenotiacinas, si es muy grave puede complicarse y causar la muerte. Esto debe ser especialmente vigilado en pacientes psiquiátricos, que pueden dejar de solicitar tratamiento.

Efectos alérgicos: Se pueden presentar urticaria, eritema, eccema, dermatitis exfoliativa, prurito, fotosensibilidad, asma, fiebre, reacciones anafilactoides y edema laringeo. Se han reportado edema angioneurótico y dermatitis por contacto en el personal de enfermería que administra el medicamento. En pocos casos existen reacciones de idiosincrasia e hipersensibilidad a las fenotiacinas que resultan en edema cerebral, colapso circulatorio y muerte.

Efectos endocrinológicos: Pueden presentarse hipotensión ortostática, taquicardia (especialmente cuando se aumenta la dosis rápidamente), bradicardia, paro cardiaco, vértigo y síncope. Ocasionalmente el efecto hipotensor puede producir un estado de shock.

Se ha reportado ocasionalmente muerte súbita. En algunos casos ha sido debida aparentemente a paro cardiaco, y en otros, anafilaxia debida a pérdida del reflujo de la tos.

Efectos hematológicos: Puede ocurrir agranulocitosis, eosinofilia, leucopenia, anemia hemolítica, púrpura trombocitopénica y pancitopenia. La mayoría de los casos de agranulocitosis han ocurrido entre la cuarta y la décima semanas de terapia.

Efectos hepáticos: Puede ocurrir daño hepático por estasis biliar, la ictericia se presenta generalmente entre la segunda y cuarta semanas de tratamiento y se contempla como una reacción de hipersensibilidad. La incidencia es baja.

Los parámetros clínicos semejan una hepatitis infecciosa pero los parámetros de laboratorio son de una ictericia obstructiva. Generalmente es reversible, sin embargo se ha reportado ictericia crónica.

Otros efectos: Se deben tener consideraciones especiales cuando se planea terapia crónica con fenotiacinas, ya que puede presentarse pigmentación de la piel, que ocurre principalmente en las áreas expuestas, cambios en los ojos que consisten en depósito de partículas finas de materia en la córnea y cristalino, en casos más graves pueden haber opacidades lenticulares en forma de estrella, queratopatías epiteliales, cambios en la retina y retinitis pigmentaria.

También se ha notado edema periférico, un efecto contrario a la epinefrina, hipertrofia parotídea (rara), hiperpirexia, un síndrome Lupus-like, aumento de peso y del apetito, polifagia, fotofobia y debilidad muscular.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GENERO: La administración concomitante de opiáceos, barbitúricos y otros sedantes, anestésicos, tranquilizantes y alcohol (etanol), puede potenciar los efectos depresores sobre sistema nervioso central. Puede aumentar el efecto depresor respiratorio de la meperidina y otros analgésicos opiáceos. Cuando se administran fenotiacinas concomitantemente con medicamentos depresores de sistema nervioso central, se debe evitar la sobredosis.

Las fenotiacinas no parecen potencializar el efecto anticonvulsivante de los barbitúricos y otros antiepilépticos. Más bien parecen disminuir el umbral convulsivo en individuos susceptibles. De esta manera la dosis de antiepilépticos no debe ser reducida e incluso debe ser aumentada si una fenotiacina se añade al régimen terapéutico de un paciente con crisis convulsivas, la terapia con una fenotiacina debe ser iniciada a la dosis más baja.

La administración concomitante de una fenotiacina puede potencializar los efectos anticolinérgicos de la atropina, antidepresivos tricíclicos y antihistamínicos. Cuando se utilice fenotiacinas con alguno de estos medicamentos, se debe observar con cuidado al paciente para prevenir una sobredosificación. Las fenotiacinas pueden potencializar los efectos anticolinérgicos de los insecticidas organofosforados cuando el paciente al que se le está administrando fenotiacinas se expone a estas substancias. Los barbitúricos, otros sedantes, los antiepilépticos y otros inductores enzimáticos microsomales pueden aumentar el metabolismo de las fenotiacinas. Puede requerirse ajuste de la dosis de fenotiacinas. Existen reportes aislados de pacientes en los cuales la fenotiacina ha inhibido el metabolismo de la difenilhidantoína. Debe tenerse precaución cuando se administra perfenazina y difenilhidantoína.

La administración concomitante de una fenotiacina con guanetidina en pacientes hipertensos controlados puede resultar en aumento de las cifras tensionales después de varios días. Esta interacción no es tan evidente con la perfenazina como con otras fenotiacinas. Si se observa antagonismo de la guanetidina, deberá aumentarse la dosis o substituirla por otro antihipertensivo. Por el contrario, la administración de fenotiacinas con alfa-metildopa o beta-bloqueadores, puede resultar en efectos hipotensores. Las fenotiacinas deben administrarse con cuidado en pacientes que están recibiendo estos medicamentos, para evitar una excesiva hipotensión.

Las fenotiacinas pueden bloquear o revertir el efecto vasoconstrictor de la epinefrina. Deben utilizarse norepinefrina o fenilefrina para tratar un efecto hipotensor producido por las fenotiacinas.

La administración concomitante de una fenotiacina con levodopa para pacientes con enfermedad de Parkinson, puede resultar en disminución de la eficacia en la respuesta antiparkinsoniana. Las fenotiacinas deben ser evitadas o utilizadas con precaución en estos pacientes.

Deberá evitarse la administración concomitante de fenotiacinas por vía oral con antiácidos, café, té, bebidas de cola y pectinas, porque puede disminuir la absorción de las fenotiacinas y disminuir su respuesta terapéutica.

ALTERACIONES DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Los metabolitos urinarios de las fenotiacinas pueden oscurecer la orina, dando como resultado pruebas falso-positivas para urobilinógeno, amilasa, uroporfirina, porfobilinógenos y ácido 5-hidroxiindolacético.

Los pacientes que reciben dosis terapéuticas de fenotiacinas pueden mostrar cambios electrocardiográficos, como alargamiento del intervalo QT, acompañado de ensanchamiento de la onda T. A dosis más altas existe disminución del voltaje e inversión de la onda T. Las fenotiacinas pueden aumentar los niveles de yodo unido a proteínas sin tirotoxicosis clínica.

Las fenotiacinas pueden causar disminución de la secreción suprarrenal de corticoides, como resultado de disminución en la liberación de corticotropina, la perfenazina puede interferir en la prueba con metirapona para el complejo hipotálamo-hipófisis.

Se pueden obtener resultados falsos-positivos o falsos-negativos dependiendo de la prueba de embarazo, en pacientes tratadas con fenotiacinas.

PRECAUCIONES Y RELACION CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS, MUTAGENESIS, TERATOGENESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: A la fecha no se han reportado.

DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACION: La dosis deberá ser individualizada y ajustada de acuerdo a la gravedad de la enfermedad y la respuesta obtenida. Se deberá administrar la dosis menor efectiva, ya que los síntomas extrapiramidales aumentan en frecuencia y gravedad proporcionalmente a los incrementos de la dosis. Estos síntomas desaparecen, conforme se reduce la dosis del medicamento o la administración de un antiparkinsoniano. Después de que se obtiene la respuesta terapéutica máxima, debe disminuirse gradualmente hasta llegar a la dosis mínima efectiva de mantenimiento.

Estados de ansiedad: 2 a 4 mg 3 veces al día.

Pacientes psicóticos no hospitalizados: 8 a 16 mg 3 a 4 veces al día, evitar dosis mayores de 64 mg.

Náusea y vómito en adultos: 8 a 16 mg diario dividido en 2 dosis. Ocasionalmente pueden ser necesarios 24 mg. Es deseable disminuir la dosis en forma temprana. La administración prolongada de dosis mayores de 24 mg diarios debe ser reservada para pacientes hospitalizados o pacientes bajo observación continua.

Vía de administración: Oral.

SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL: MANIFESTACIONES Y MANEJO (ANTIDOTOS): El tratamiento de emergencia debe ser iniciado inmediatamente. Los pacientes deben ser hospitalizados tan pronto como sea posible. Se debe considerar la ingestión concomitante de alcohol y otros medicamentos o alguna explicación médica para el estado del paciente.

Manifestaciones: Los síntomas extrapiramidales son la manifestación primaria de sobredosis de perfenazina. La sintomatología es en general una extensión de los efectos farmacológicos de la perfenazina.

Puede ocurrir depresión del sistema nervioso central que progresa desde el mareo hasta estupor y coma con arreflexia. Los pacientes con intoxicación temprana a moderada pueden mostrar inquietud, confusión y agitación. Otros síntomas son hipotensión, taquicardia, hipotermia, miosis, temblor, fasciculaciones, espasmos, rigidez o hipotonía, convulsiones, dificultad para deglutir y respirar, cianosis, colapso respiratorio y/o circulatorio, y posiblemente apnea súbita.

Tratamiento: El tratamiento es sintomático y de apoyo. Si el paciente se encuentra despierto, se induce el vómito, aun si la emesis ha ocurrido en forma espontánea. Se prefiere el vómito inducido farmacológicamente por medio de la administración de jarabe de ipecacuana. Porque tiene acción central, además de propiedades gástricas irritativas locales. Se deben tomar en cuenta que los efectos centrales de la ipecacuana pueden ser bloqueados por el efecto antiemético de TRILAFON* Tabletas. La acción de la ipecacuana se facilita por la actividad física y la administración de 240 a 360 ml de agua. Si no ocurre la emesis dentro de 15 minutos, se debe repetir la dosis. Se debe tomar precauciones contra la broncoaspiración, especialmente en niños. Seguido de la emesis, cualquier medicamento remanente en el estómago puede ser absorbido por carbón activado administrado con agua. Si no se induce el vómito o está contraindicado, se debe proceder a lavado gástrico con solución salina fisiológica, particularmente en niños. En adultos se puede utilizar también, sin embargo, se debe extraer la misma cantidad de agua que se instila. Los catárticos salinos extraen agua del intestino por ósmosis y es de valor para la dilución rápida del contenido intestinal.

Se deben utilizar las medidas generales para el tratamiento del shock circulatorio o la acidosis metabólica (oxígeno, soluciones intravenosas, corticosteroides). Debe asegurarse una vía aérea permeable, así como una vía para administración de soluciones intravenosas. Se debe regular la temperatura corporal, debe esperarse hipotermia, sin embargo puede presentarse hipertermia severa, por lo que debe tratarse inmediatamente.

Se debe obtener un electrocardiograma y registro continuo de la actividad cardiaca, por no menos de cinco días. Las arritmias cardiacas deben tratarse con neostigmina, piridostigmina o propranolol. Debe administrarse digital en caso de insuficiencia cardiaca.

Se pueden administrar vasoconstrictores como norepinefrina o fenilefrina para tratar la hipotensión. No deberá utilizarse epinefrina.

Se recomienda administrar anestésicos inhalados, diazepam o paraldehído para controlar las crisis, pero no barbitúricos, ya que la perfenazina aumenta la acción depresora del sistema nervioso central, pero no la acción anticonvulsivante de los barbitúricos. Las fenotiacinas disminuyen el umbral convulsivo, los estimulantes como la picrotoxina o el pentilenetetrazol deben evitarse.

Si se presentan síntomas agudos de parkinsonismo se debe administrar mesilato de benzotropina, trihexifenidilo, o difenhidramina. El paciente puede no despertarse después de 48 horas de una sobredosis tóxica, a pesar de todas las medidas de apoyo. No está indicada la diálisis en este caso.

PRESENTACIONES:

Grageas de 4 mg: Caja con 30.

Grageas de 8 mg: Caja con 50.

RECOMENDACIONES PARA ALMACENAMIENTO: TRILAFON* Tabletas debe almacenarse entre 2 y 30°C. Protéjase de la luz.

LEYENDAS DE PROTECCION: Literatura exclusiva para médicos. No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica, la cual podrá surtirse hasta por tres veces, con una vigencia de 6 meses. Su uso durante el embarazo queda bajo la responsabilidad del médico.

Si requiere mayor información  solicítela a la Dirección Médica al 728-4422.

NOMBRE DEL LABORATORIO Y DIRECCION:
SCHERING-PLOUGH, S.A. de C.V.
Av. 16 de Septiembre No. 301
Colonia Xaltocán 16090 México, D.F.
* Marca registrada

NUMERO DE REGISTRO DEL MEDICAMENTO:
Reg. Núm. 49129, S. S. A.
BEA-3219/95/IPPA