PENPROCILINA

PENPROCILINA SUSPENSION INYECTABLE:

Antibiótico

LAKESIDE DE MEXICO, S.A. de C.V.

PENPROCILINA Forma Farmacéutica y Formulación:

Fórmula: Cada frasco ámpula contiene:

Bencilpenicilina procaína
   equivalente a                          300,000 U            600,000 U
   de Bencilpenicilina

Bencilpenicilina sódica
   equivalente a                          100,000 U            200,000 U
   de Bencilpenicilina

La ampolleta con diluyente contiene:

Agua estéril para uso inyectable     2 mL                  2 mL

PENPROCILINA Indicaciones Terapéuticas:

Amigdalitis, faringitis, neumonías, bronconeumonías, endocarditis bacteriana, meningitis bacteriana, estomatitis, gonorrea, sífilis y todas aquellas infecciones causadas por bacterias sensibles.

PENPROCILINA Presentaciones:

Caja con frasco ámpula con polvo 400 000 U y ampolleta con diluyente de 2 mL.

Caja con frasco ámpula con polvo 800 000 U y ampolleta con diluyente de 2 mL.

PENPROCILINA Dosis y vía de administración: 

Infecciones leves y moderadas:

  • Niños menores de 2 años: 200 000 U cada 12 horas, durante 7 a 10 días.
  • Adultos: 800 000 U cada 12 horas, durante 7 a 10 días.

Infecciones severas:

  • Niños menores de 2 años: 200 000 U cada 8 a 12 horas, durante 7 a 10 días, o el tiempo que el médico considere necesario.
  • Niños de 2 a 10 años: 400 000 U cada 8 a 12 horas, durante 7 a 10 días, o el tiempo que el médico considere necesario.
  • Adultos: 800 000 U cada 8 a 12 horas, durante un mínimo de 10 días, o el tiempo que el médico considere necesario.

Se recomienda continuar con el tratamiento 3 días después de la remisión de los síntomas o de la fiebre.

Al finalizar el tratamiento, es recomendable administrar penicilina benzatínica para extender los niveles plasmáticos del antibiótico por mayor tiempo.

La penicilina está contraindicada en casos de hipersensibilidad conocida a las penicilinas y/o cefalosporinas.

Al igual con todas las penicilinas, pueden presentarse reacciones alérgicas.

  • Alérgicos: anafilaxia, urticaria, broncoespasmo, edema laríngeo, enfermedad del suero, eritema nodoso, dermatitis exfoliativa y rash maculopapular.
  • Alérgicos: Igual a penicilina.
  • Gastrointestinales: Por vía oral. Glositis, estomatitis, lengua negra, vómito enterocolitis, colitis pseudomembranosa y diarrea.

 

Las penicilinas se excretan en la lecha materna.

El uso de Penicilina durante el embarazo y en el recién nacido es seguro, sin embargo no hay estudios adecuados o bien controlados en mujeres embarazadas que muestren de manera concluyente que los efectos nocivos de este fármaco sobre el feto pueden ser excluidos.

La vida media de la penicilina se ve aumentada con la administración concomitante de probenecid debido a que la excreción urinaria de la penicilina disminuye lo cual ocasiona que los niveles sérico se mantengan elevados por más tiempo. La penicilina se inactiva en soluciones con carbohidratos a pH alcalino.

La Penicilina G® es muy efectiva in vitro contra muchas especies (pero no contra todas) de cocos grampositivos y gramnegativos. Entre los estreptococos, los grupos A, C, G, H, L y M son muy susceptibles; los grupos B, E, F, K y N son moderadamente susceptibles; enterococos son los menos susceptibles. Los gonococos son en general, sensibles a la Penicilina G®. La continua exposición de este microorganismo al antibiótico ha causado alguna disminución de la sensibilidad (Sparling, 1972).

Absorción: Por inyección subcutánea o intramuscular. La velocidad de absorción de la Penicilina G inyectada a la magnitud y persistencia de los niveles sanguíneos alcanzados, dependen de muchos factores; entre ellos, la dosis, el vehículo, la concentración, forma física y solubilidad de la sal o del éster de la Penicilina G®.

La rapidez de absorción de las sales solubles de Penicilina, no muestra diferencia significativa después de la inyección subcutánea ó intramuscular; esta es la preferida. Otros factores, especialmente la excreción renal, influyen en la altura y duración de los niveles del antibiótico en el plasma. Por ejemplo, es tan rápida la eliminación de la Penicilina G® por los riñones, que la concentración plasmática cae a la mitad de su valor en el término de una hora de inyectado un preparado acuoso. Los niveles plasmáticos máximos se alcanzan de 15 a 30 minutos. En la mayoría de los adultos con diabetes sacarina, el nivel de Penicilina G® b alcanzado en el plasma después de la inyección intramuscular, es inferior al observado en los pacientes no diabéticos por poca absorción.

Distribución: La Penicilina G® se difunde en todo el organismo, pero hay marcadas diferencias de concentración en varios líquidos y tejidos. Su volumen aparente de distribución, corresponde aproximadamente al 50% de agua corporal total.

Las determinaciones de glucosa en orina pueden dar falsos positivos o valores falsamente elevados cuando la determinación se realiza con sultado de cobre (Pruebas de Benedict o Fehling). Esto no ocurre cuando las determinaciones se practican con el método enzimático.

No han sido reportadas sobredosificaciones con Penprocilina. Generalmente las penicilinas tienen una mínima toxicidad en el hombre; sin embargo, la viscosidad natural de las suspensiones de penicilina benzatínica y procaínica pueden causar alguno de los efectos neurovasculares descritos en la sección de advertencias, para los cuales el tratamiento debe ser sintomático.

Consérvese o manténgase a no más de 30°C y en lugar seco.

No se deje al alcance de los niños.

No se use durante el embarazo y lactancia.

Su venta requiere receta médica.

No se administre este medicamento sin leer el instructivo impreso en la caja.

Literatura exclusiva para médicos.

Hecho en México por:
Laboratorios PiSA, S.A. de C.V.
Calle 6 No. 2924, Zona Industrial
44940 Guadalajara, Jalisco., México.
Para:
Serral, S.A. de C.V.
Camino Real a Cocotitlán S/N
Esq. Constitución 5 de Feb.
Zona Industrial Chalco
C.P 56600, Chalco, México.
* Marca registrada
Reg. Núm. 34564, SSA IV

Bencilpenicilina Procaína/Bencilpenicilina.

La penicilina no se debe administrar a pacientes con historia de alergia a este antibiótico, ni en infecciones por gérmenes resistentes a la penicilina.

Se deberá de tener precaución en no administrar el medicamento ni por via intravenosa ni intraarterial, así como evitar administrarlo cerca o directamente a nivel de los principales nervios periféricos para evitar un posible daño neurovascular.

La penicilinas atraviesan la placenta. Sin embargo, no se han descrito problemas en humanos. Actualmente no se tienen datos sobre acción mutagénica y carcinogénica.