COREG*  (Carvedilol)
COMPRIMIDOS
Antagonista neurohormonal de acción múltiple
PRODUCTOS ROCHE, S.A.

- COMPOSICION
- PROPIEDADES Y EFECTOS
- FARMACOCINETICA
- INDICACIONES
- POSOLOGIA Y MODO DE ADMINISTRACION
- CONTRAINDICACIONES
- PRECAUCIONES ESPECIALES
- EMBARAZO Y LACTANCIA
- EFECTOS SECUNDARIOS
- INTERACCIONES
- CONSERVACION
- PRESENTACIONES

COMPOSICION:

Cada comprimido contiene:

Carvedilol................................. 3.125 mg

Cada comprimido contiene:

Carvedilol................................. 6.25 mg

Cada comprimido contiene:

Carvedilol................................. 12.5 mg

Cada comprimido contiene:

Carvedilol................................. 25 mg

Comprimidos para la administración oral. Los comprimidos son redondos con una ranura bilateral y tienen un color rosa claro (3,125 mg), amarillo (6.25 mg), marrón claro (12.5 mg) o entre blanco y beige amarillento claro (25 mg).

PROPIEDADES Y EFECTOS: El carvedilol es un antagonista neurohormonal de acción múltiple, con actividad b-bloqueadora no selectiva, a-bloqueadora y antioxidante. La vasodilatación está mediada fundamentalmente por el bloqueo selectivo de los receptores adrenérgicos a1. El carvedilol reduce las resistencias periféricas en virtud de su acción vasodilatora e inhibe el sistema renina-angiotensina-aldosterona mediante el bloqueo b-adrenérgico. La actividad de la renina plasmática disminuye y rara vez se produce retención hidrosalina. El carvedilol no posee actividad simpaticomimética intrínseca y, como el propanolol, tiene propiedades estabilizadoras de membrana.

El carvedilol es una mezcla racémica de 2 estereoisómeros. En los modelos animales ensayados, ambos enantiómeros han demostrado tener propiedades bloqueadoras de los receptores adrenérgicos-b. Estas propiedades no son selectivas de los receptores b1 o b2, y están asociadas al enantiómero levorrotatorio del carvedilol.

El carvedilol es un potente antioxidante, que neutraliza los radicales libres de oxígeno. La actividad antioxidante del carvedilol y sus metabolitos ha quedado demostrada en ensayos in vitro y en estudios con animales, así como en investigaciones in vitro con determinados tipos de células humanas.

FARMACOCINETICA:

Absorción: Tras su administración oral, el carvedilol se absorbe rápidamente. La concentración plasmática máxima se alcanza al cabo de 1 hora, aproximadamente. 98 a 99% del carvedilol se une a las proteínas plasmáticas. El carvedilol es una sustancia lipófila, con un volumen de distribución del orden de 2 lt./kg, salvo en los pacientes con cirrosis hepática, en los que esta cifra es más alta. Si se utiliza el carvedilol del modo recomendado, es improbable que se produzca acumulación durante el tratamiento prolongado.

Metabolismo: En humanos, como en todas las especies animales estudiadas, el carvedilol sufre una amplia metabolización en la que se forman diversos metabolitos, eliminados sobre todo por vía biliar. El efecto de primer paso hepático tras la administración oral es de 60 a 75%. La desmetilación y la hidroxilación en el anillo fenólico originan 3 metabolitos con actividad bloqueadora de los receptores b. Según los resultados de los estudios preclínicos, el metabolito 4'-hidroxifenol tiene un efecto betabloqueador unas 13 veces mayor que el del carvedilol. Sin embargo, los tres metabolitos activos ejercen una actividad vasodilatadora débil en comparación con el carvedilol. En el hombre, sus respectivas concentraciones son unas 10 veces menores que las de la sustancia original. Por otro lado, dos de los metabolitos hidroxicarbazólicos del carvedilol tienen una potencia antioxidante sumamente alta, entre 30 y 80 veces mayor que la del carvedilol.

Eliminación: La semivida de eliminación del carvedilol varía entre 6 y 10 horas. Su aclaramiento plasmático se sitúa en aproximadamente 590 ml/minuto. La eliminación es sobre todo biliar. El carvedilol se excreta principalmente con las heces. Una parte menor se elimina por vía renal en forma de metabolitos.

Biodisponibilidad: La biodisponibilidad absoluta del carvedilol en humanos es del orden de 25%. La comida no afecta a la biodisponibilidad, pero alarga el tiempo hasta la concentración plasmática máxima.

En presencia de insuficiencia hepática, la biodisponibilidad se eleva hasta un 80% a causa del menor efecto de primer paso hepático.

INDICACIONES:

q      Hipertensión esencial: COREG* está indicado para el tratamiento de la hipertensión esencial. Puede administrarse solo o en asociación con otros fármacos hipotensores, particularmente con diuréticos tiazídicos.

q      Tratamiento de la angina de pecho.

q      Tratamiento de la insuficiencia cardiaca congestiva sintomática: COREG* está indicado en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca congestiva sintomática para reducir la mortalidad y el tiempo de hospitalización, mejorar el bienestar del paciente y retardar la progresión de la enfermedad. COREG* puede administrarse como complemento de la terapia habitual, pero también puede utilizarse en los pacientes que no toleran los inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina (ECA) o en los que no reciben tratamiento con digital, hidralacina o nitratos.

POSOLOGIA Y MODO DE ADMINISTRACION:

Hipertensión esencial: La pauta posológica recomendada es de una sola dosis al día.

Adultos: Se recomienda iniciar el tratamiento con una dosis diaria única de 12.5 mg, durante los 2 primeros días. Después, se recomienda proseguir con una dosis diaria de 25 mg. Si es necesario, puede elevarse la dosis posteriormente a intervalos de dos semanas como mínimo, hasta alcanzar la dosis diaria máxima recomendada de 50 mg en una o en dos tomas al día.

Ancianos: Se recomienda iniciar el tratamiento con una dosis diaria única de 12.5 mg, con la que se han obtenido resultados satisfactorios en algunos pacientes. Si no se obtiene una respuesta suficiente, puede ajustarse la dosis a intervalos de dos semanas como mínimo, hasta alcanzar la dosis diaria máxima recomendada de 50 mg en una o más tomas al día.

Tratamiento de la angina de pecho: Se recomienda iniciar el tratamiento con 12.5 mg dos veces al día, durante los 2 primeros días. La dosis recomendada a continuación es de 25 mg dos veces al día. Si es necesario, puede elevarse la dosis posteriormente a intervalos de dos semanas como mínimo, hasta alcanzar la dosis diaria máxima recomendada de 100 mg en dos tomas al día.

La dosis diaria máxima recomendada para los pacientes ancianos es de 50 mg repartidos en dos tomas.

Tratamiento de la insuficiencia cardiaca congestiva sintomática: La dosis ha de establecerse individualmente y el paciente debe mantenerse en estrecha observación médica durante el ajuste posológico.

En los pacientes que estén recibiendo digitálicos, diuréticos o inhibidores de la ECA, debe estabilizarse la pauta posológica antes de iniciarse la administración de COREG*.

La dosis recomendada para empezar el tratamiento es de 3.125 mg dos veces al día, durante 2 semanas. Si el paciente tolera esta dosis, se podrá aumentarla, a intervalos de dos semanas como mínimo, a dos tomas diarias de 6.25 mg primero, 12.5 mg después y 25 mg ulteriormente.

Conviene elevar la dosis hasta el nivel máximo tolerado por el paciente.

La dosis máxima recomendada es de 25 mg dos veces al día en los pacientes con un peso inferior a 85 kg y 50 mg dos veces al día en los que pesen más de 85 kg.

Antes de cada aumento posológico, el médico debe examinar al paciente para determinar si presenta síntomas de empeoramiento de la insuficiencia cardiaca o vasodilatación.

En caso de empeoramiento transitorio de la insuficiencia cardiaca o de retención hidrosalina, se le administrarán al paciente dosis elevadas de diuréticos; en ocasiones, podrá ser necesario también reducir la dosis de COREG* o retirarlo temporalmente.

Si se suspende el tratamiento con COREG* durante más de dos semanas, su reinstauración debe comenzarse con 3,125 mg dos veces al día y el aumento de la dosis debe realizarse como se recomienda.

Los síntomas de vasodilatación pueden combatirse inicialmente reduciendo la dosis de diurético.

Si persisten, pueden reducirse las dosis de inhibidor de la ECA –si está utilizándose– y, a continuación y si es necesario, de carvedilol. En tales circunstancias, no debe incrementarse la dosis de carvedilol hasta que se hayan estabilizado los síntomas de empeoramiento de la insuficiencia cardiaca o de la vasodilatación.

No se han estudiado la seguridad toxicológica y la eficacia de COREG* en pacientes menores de 18 años.

Duración del tratamiento: Por lo general, el tratamiento con COREG* es de larga duración.

La suspensión del tratamiento no debe ser brusca, sino gradual, a lo largo de varios días. La retirada escalonada de COREG* es especialmente importante en los pacientes con coronariopatía concomitante.

Modo de administración: No es necesario tomar la dosis junto con una comida. Ello no obstante, los pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva deberían tomar COREG* con algún alimento para enlentecer la velocidad de absorción y reducir la incidencia de los efectos ortostáticos.

CONTRAINDICACIONES: COREG* no debe utilizarse en pacientes con:

q      Insuficiencia cardiaca descompensada de clase IV, según la clasificación de la NYHA (New York Heart Association), que requieran apoyo inotrópico por vía intravenosa.

q      Asma.

q      Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) con un componente broscospástico.

q      Disfunción hepática clínicamente manifiesta.

q      Bloqueo aurículo-ventricular (AV) de 2o. ó 3er. grado.

q      Bradicardia grave (<50 latidos/minuto).

q      Choque cardiogénico.

q      Síndrome del nodo sinusal enfermo (con bloqueo sinoauricular).

q      Hipotensión grave (tensión sistólica <85 mmHg).

q      Alergia al medicamento.

PRECAUCIONES ESPECIALES: En los pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva controlada con digitálicos, diuréticos o inhibidores de la ECA, debe utilizarse COREG* con precaución, puesto que tanto la digital como COREG* retardan la conducción AV.

La administración de COREG* a pacientes con diabetes mellitus requiere cautela, toda vez que los signos y síntomas precoces de hipoglucemia pueden quedar enmascarados o atenuarse. En pacientes diabéticos con insuficiencia cardiaca congestiva, el uso de COREG* puede comportar un empeoramiento del control de la glucemia. Por esta razón, es preciso controlar regularmente la glucemia en los pacientes diabéticos al comenzar o ajustar la administración de COREG* y adaptar como corresponda el tratamiento hipoglucemiante.

Se ha observado un deterioro reversible de la función renal durante el tratamiento con COREG* en pacientes afectados de insuficiencia cardiaca congestiva con la tensión arterial baja (tensión sistólica <100 mmHg), cardiopatía isquémica, vasculopatía difusa o insuficiencia renal subyacente.

En los pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva que presenten estos factores de riesgo, se debe vigilar la función renal al aumentar la dosis de COREG* y, si se produce un empeoramiento funcional, suspender la administración o reducir la dosis.

En los pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva puede producirse un empeoramiento de la insuficiencia cardiaca o retención hidrosalina al aumentar la dosis de COREG*. En caso de un fenómeno tal, debe aumentarse la dosis de diurético y mantener la de COREG* hasta el restablecimiento de la estabilidad clínica. Ocasionalmente podrá ser necesario reducir la dosis de COREG* o retirar el preparado de manera temporal. Episodios de esta índole no excluyen la posibilidad de un posterior ajuste posológico con éxito de COREG*.

COREG* sólo debe utilizarse en pacientes que sufran EPOC con un componente broncospástico y que estén en tratamiento por vía oral o inhalatoria cuando los beneficios esperados superen los riesgos. Los pacientes propensos al broncospasmo puede experimentar dificultad respiratoria como consecuencia de un aumento de la resistencia aérea. Al comenzar la administración de COREG* y cuando se aumente su dosis debe vigilarse estrechamente a los pacientes. Si se observa algún indicio de broncospasmo durante el tratamiento, se procederá a una reducción posológica.

Los portadores de lentes de contacto deben tener en cuenta la posibilidad de que disminuya la lagrimación.

El tratamiento con COREG* no debe suspenderse abruptamente, sobre todo en presencia de cardiopatía isquémica. En estos pacientes debe ser gradual la retirada de COREG* (1 a 2 semanas).

Al igual que otros fármacos con propiedades b-bloqueadoras, COREG* puede ocultar los síntomas de tirotoxicosis.

Se procederá con precaución cuando se administre COREG* a pacientes con antecedentes de reacciones alérgicas graves o en tratamiento de desensibilización, puesto que los b-bloqueadores pueden incrementar tanto la sensibilidad frente a los alergenos como la intensidad de las reacciones anafilácticas.

Los pacientes con antecedentes de psoriasis asociada al tratamiento con b-bloqueadores no deben recibir COREG* sin una evaluación previa de la relación riesgo-beneficio.

A los pacientes con feocromocitoma se les debe administrar un bloqueador a antes de iniciar el tratamiento con un bloqueador b. COREG* ejerce una actividad a y b-bloqueadora, pero no se tiene experiencia de su uso en esta enfermedad.

Por ello, en los pacientes con sospecha de feocromocitoma es preciso actuar con precaución al utilizar COREG*.

Los fármacos de acción b-bloqueadora no selectiva pueden provocar dolor torácico en los pacientes con angina variante (angina de Prinzmetal). Si bien la acción a-bloqueadora de COREG* podría impedir el desarrollo de tales síntomas, no existe experiencia clínica sobre su uso en estos pacientes. Por ello, el uso de COREG* en pacientes con sospecha de angina variante exige precaución.

COREG* ha de utilizarse con precaución en los pacientes con vasculopatía periférica, ya que los b-bloqueadores pueden precipitar o agravar los síntomas de insuficiencia arterial. Los pacientes con trastornos de la circulación periférica (fenómeno de Raynaud) pueden sufrir una agudización de los síntomas.

Se procederá con cautela en los pacientes sometidos a una intervención quirúrgica general, a causa de la acción sinérgica inotrópica negativa e hipotensora de COREG* y los anestésicos. COREG* puede inducir bradicardia. Si la frecuencia del pulso desciende a menos de 55 pulsaciones por minuto, debe reducirse la dosis de COREG*.

Se mantendrá una estrecha vigilancia ecocardiográfica y tensional cuando se utilicen concomitantemente bloqueadores de los canales del calcio del tipo verapamilo o diltiazem u otros antiarrítmicos.

Mientras no se disponga de una mayor experiencia clínica, el uso de COREG* en pacientes con hipertensión lábil o secundaria exige precaución.

Efectos sobre la capacidad para conducir vehículos y utilizar maquinaria: Las cambiantes reacciones individuales pueden alterar el nivel de conciencia (por ejemplo, la capacidad del paciente para conducir o manejar maquinaria), particularmente al empezar o modificar el tratamiento y en asociación con el alcohol.

EMBARAZO Y LACTANCIA: No existe suficiente experiencia sobre el uso de COREG* en mujeres embarazadas. Los estudios de reproducción animal no han revelado ningún indicio de potencial teratógeno de COREG*. Dado que los b-bloqueadores reducen la perfusión placentaria, cabe la posibilidad de muerte fetal intrauterina, así como de parto prematuro o con inmadurez del neonato. También pueden producirse efectos secundarios (sobre todo hipoglucemia y bradicardia) en el feto y el recién nacido. Existe asimismo un riesgo elevado de complicaciones cardiacas y pulmonares en el período posnatal.

COREG* sólo se debe utilizar durante el embarazo cuando los beneficios esperados justifiquen el riesgo para el feto. COREG* y sus metabolitos pasan a la leche materna. Por consiguiente, la lactancia materna no está recomendada durante la toma de COREG*.

EFECTOS SECUNDARIOS: El tipo de efectos secundarios asociados al uso de COREG* en el tratamiento de la hipertensión y la angina de pecho coincide con el observado en la insuficiencia cardiaca congestiva, pero la incidencia es menor.

Sistema nervioso central: Ocasionalmente: mareos, cefalea, fatiga; su intensidad suele ser leve y se presentan sobre todo al comienzo del tratamiento.

Raras veces: humor deprimido, trastornos del sueño, parestesias.

Sistema cardiovascular: Ocasionalmente: bradicardia, hipotensión postural, hipotensión. Raras veces: síncope, particularmente al comienzo del tratamiento; trastornos de la circulación periférica (frialdad de las extremidades), agudización de los síntomas en los pacientes con claudicación intermitente o fenómeno de Raynaud; edema; angina de pecho.

En casos aislados: bloqueo AV y deterioro de la insuficiencia cardiaca.

Los pacientes con insuficiencia cardiaca pueden sufrir mareos, ocasionalmente edema de diversa localización e intensidad y, en raras ocasiones, bloqueo AV total o progresión de la insuficiencia cardiaca, sobre todo cuando se aumenta la dosis.

Aparato respiratorio: Ocasionalmente: asma, disnea en los pacientes con predisposición.

Raras veces: obstrucción nasal.

Tubo digestivo: Ocasionalmente: trastornos gastrointestinales (con síntomas como náuseas, dolor abdominal o diarrea).

Raras veces: estreñimiento, vómitos.

Piel y faneras: Pueden darse reacciones cutáneas (por ejemplo: exantema alérgico en raras ocasiones o, en casos aislados, urticaria, prurito y reacciones similares al liquen plano).

Es posible que se produzcan lesiones psoriásicas o que se agudicen lesiones ya existentes.

Bioquímica de la sangre y hematología: Se han registrado cambios en las transaminasas séricas, trombocitopenia y leucocitopenia.

Metabolismo: Dadas las propiedades de los b-bloqueadores, es posible que se manifieste una diabetes mellitus latente, se agrave una diabetes manifiesta o quede inhibida la autorregulación de la glucemia.

Los pacientes con insuficiencia cardiaca pueden experimentar ocasionalmente un aumento ponderal e hipercolesterolemia.

Otros efectos secundarios: Ocasionalmente: dolor en las extremidades.

Raras veces: sequedad de boca, trastornos de la micción, impotencia sexual, anomalías de la visión, irritación ocular. Lagrimación reducida.

Los pacientes con insuficiencia cardiaca y los que presenten vasculopatía difusa o disfunción renal pueden experimentar un empeoramiento de la función renal y, en raros casos, insuficiencia renal.

INTERACCIONES: Al igual que otros medicamentos con actividad b-bloqueadora, COREG* puede potenciar el efecto de otros fármacos administrados concomitantemente con una acción hipotensora (por jemplo, antagonistas de los receptores a1) o que causen hipotensión como efecto secundario. Tras la coadministración de carvedilol y diltiazem se han registrado algunos casos aislados de trastornos de la conducción (rara vez con afectación hemodinámica). Por consiguiente, como es preceptivo con otros b-bloqueadores, debe mantenerse una estrecha vigilancia ecocardiográfica y tensional cuando se utilicen concomitantemente bloqueadores de los canales del calcio del tipo verapamilo o diltiazem o bien antiarrítmicos de clase I. Estos fármacos no deben coadministrarse por vía intravenosa.

Tras la administración concomitante de carvedilol y digoxina, la concentración mínima en equilibrio de digoxina era aproximadamente un 16% más alta en los pacientes hipertensos. Se recomienda prestar una atención especial a la concentración de digoxina al iniciar, ajustar y retirar la administración de COREG*.

Cuando haya que terminar el tratamiento conjunto con COREG* y clonidina, se debe empezar con COREG* varios días antes de reducir gradualmente la dosis de clonidina.

Es posible que se potencie el efecto de la insulina o los hipoglucemiantes orales. Los signos y síntomas de hipoglucemia pueden quedar enmascarados o atenuarse (sobre todo la taquicardia). Por ello, conviene medir regularmente la glucemia.

Es posible que haya que prestar atención especial a los pacientes tratados con inductores o inhibidores de oxidasas de función mixta (por ejemplo: rifampicina y cimetidina, respectivamente), dada la posibilidad de que disminuya o aumente la concentración plasmática de carvedilol.

Durante la anestesia, ha de vigilarse estrechamente la acción sinérgica inotrópica negativa e hipotensora de los anestésicos.

La administración concomitante de carvedilol y glucósidos cardiacos puede prolongar el tiempo de conducción AV.

CONSERVACION: Se recomienda conservar los comprimidos en el estuche cerrado, puesto que se descoloran cuando permanecen expuestos a la luz. COREG* no debe utilizarse después de la fecha de caducidad, indicada con EXP en el envase

PRESENTACIONES:

Comprimidos de 3.125 mg, caja con 30.

Comprimidos de 6.25 mg, caja con 30.

Comprimidos de 12.5 mg, caja con 30.

Comprimidos de 25 mg, caja con 30.

Medicamento: Guárdese fuera del alcance de los niños.

PRODUCTOS ROCHE, S.A.