ISOMIL - ABBOTT

Fórmula alimenticia a base de proteína de soya y fortificado con metionina, taurina y carnitina.

Descripción.

ISOMIL es una fórmula alimenticia completa exenta de lactosa y con proteína purificada, aislada de la soya; para la alimentación completa de lactantes que no toleran las fórmulas con lactosa.

Composición.

Cada 100g de ISOMIL Polvo, contienen: proteínas 13,7g (aislado de proteínas de la soya altamente purificado y adicionado con metionina). Grasas: 28,0g (ácidos grasos obtenidos de los aceites de maíz y coco, doblemente homogeneizados y en su mayoría poliinsaturados). Carbohidratos: 52,4g (sacarosa y maltodextrinas; no contiene lactosa). Minerales: 3,4g (calcio, fósforo, sodio, potasio, cloruro, hierro, magnesio, manganeso, zinc, cobre y yodo). Humedad: 2,5mg. Vitaminas: A, D, E, K 1, C, B 1, B 2, niacina, B 6, B 12, ácido fólico, ácido pantoténico, biotina. ISOMIL contiene además 34,2mg de taurina y 9mg de carnitina. Aporta 515 calorías por cada 100mg. Cada litro de la dilución normal (una medida de ISOMIL en 1 onza de agua - 30ml). Proporciona: 18g de proteína, 37g de grasas, 69g de carbohidratos, minerales y vitaminas en concentración óptima de acuerdo con las recomendaciones dietéticas para el lactante. Dilución normal: una medida de ISOMIL (proporcionada dentro de la lata) por 30ml de agua (1 onza) llena a ras proporciona 20 calorías por onza.

Indicaciones.

ISOMIL está indicado para la alimentación completa de los lactantes que reaccionan en forma atípica a la leche (frecuentemente hacen episodios de diarrea, vómitos, cólicos, distensión abdominal, etcétera); para lactantes con problemas alérgicos inespecíficos, de tipo respiratorio o cutáneo, en quienes se sospecha o se ha confirmado alergia a las proteínas de la leche; en lactantes con intolerancia a la lactosa, incluida la galactosemia, y como alimentación temporal, inmediatamente después de un episodio diarreico cuando se sospecha una lesión de la mucosa intestinal con una deficiencia secundaria transitoria de lactosa.

La leche materna es el mejor alimento para el niño. Una fórmula infantil tiene como objetivo reemplazar la leche materna cuando el niño no puede ser alimentado al pecho. El uso parcial o temporal de biberones puede afectar negativamente la lactancia materna al hacer difícil su establecimiento, si la misma no se inicia desde el comienzo.

Las fórmulas infantiles deben prepararse y administrarse según lo indican sus instrucciones, pues su uso innecesario o incorrecto puede perjudicar la salud del niño. Al decidir qué tipo de alimentación se va a usar, deben tenerse presentes las condiciones socioeconómicas de la familia.

Presentaciones.

ISOMIL latas por 400g de polvo con una medida incluida (RSIA 10 M-09894 M.S.).