LASILACTON - AVENTIS PHARMA

Composición.

Cada cápsula contiene: espironolactona, 50mg; furosemida, 20mg.

Indicaciones.

Diurético antihipertensor. Usos: acumulaciones de líquido en los tejidos (edemas) o cavidades corporales (por ejemplo, ascitis), cuando existen adicionalmente trastornos del metabolismo electrolítico debido al aumento del nivel de la aldosterona (hiperaldosteronismo) y se muestran insuficientes las medidas terapéuticas emprendidas para incrementar la eliminación de orina (diuresis), en las siguientes enfermedades: hidropesía abdominal consecutiva a afecciones hepáticas (por ejemplo, cirrosis), acumulaciones de líquido en los tejidos y estasis pulmonar debido a la debilidad cardiaca, acumulaciones de líquido en los tejidos en el síndrome nefrótico.

Dosificación.

Salvo prescripción facultativa contraria, se adoptarán generalmente para adultos las siguientes dosificaciones: en los 3-6 primeros días se administrará hasta 4 veces 1 cápsula de LASILACTON al día, según la indicación y la gravedad del caso. Para proseguir el tratamiento, basta 3 veces 1 cápsula como dosis de sostenimiento. Dicha dosis podrá administrarse diariamente o, también, cada 2do. o 3er. día, según lo requiera el caso.

Forma de administración.

Las cápsulas se ingerirán sin masticar con abundante cantidad de líquido, preferiblemente con el desayuno o la comida. No se aconseja una administración nocturna a causa de la diuresis que es de esperar en la noche, especialmente al comienzo del tratamiento. El médico deberá establecer la duración del tratamiento. Durante el tratamiento de pacientes afectados de insuficiencia renal con un nivel de creatinina en el suero superior a 1,5mg/día y un índice de depuración de creatinina inferior a 60ml/minuto, deberán practicarse controles frecuentes del nivel de potasio en el suero. No debería practicarse una terapia prolongada con base en LASILACTON sin controlar periódicamente los niveles de potasio, de sodio y de las sustancias nitrogenadas de excreción urinaria obligatoria. ¡Guárdense los medicamentos lejos del alcance de los niños!

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad a la espironolactona, furosemida y sulfonamidas. Insuficiencia hepática o renal, diabetes mellitus, primer trimestre del embarazo. Hipovolemia. Hiponatremia. Hipotensión. Hipercaliemia. Lactancia: cuando sea de necesidad imperiosa la administración de LASILACTON a las madres lactantes, se suspenderá la lactancia.

Efectos secundarios.

Durante el tratamiento prolongado, especialmente en caso de reducción de la función renal, pueden presentarse irregularidades del pulso, así como cansancio y debilidad muscular en las piernas como síntomas de un elevado nivel de potasio sérico. Debido a su semejanza química con las hormonas sexuales, la espironolactona puede dar lugar, tanto en el hombre como en la mujer, a un aumento de la sensibilidad táctil de los pezones y del volumen del pecho y, en casos muy esporádicos, a cambios de la voz en forma de ronquera con descenso del timbre (en las mujeres) y aumento del mismo (en los hombres). En algunos pacientes el cambio de voz no desaparece tampoco después de suspender el preparado. Por eso debe reconsiderarse con el médico la necesidad terapéutica frente al riesgo; de un modo particular en aquellas profesiones en las que la voz reviste una importancia primordial (por ejemplo, teatro y enseñanza). En la mujer pueden darse ocasionalmente trastornos menstruales y aumento de la vellosidad en la cara y el cuerpo, en el hombre trastornos de la potencia.Después de una administración en dosis elevadas fueron descritos estados de confusión y letargia. Pueden presentarse algunas veces reacciones de hipersensibilidad (por ejemplo, exantemas, vasculitis y nefritis intersticial), cambios del hemograma (anemia, leucopenia, agranulocitosis, trombocitopenia). Un aumento de los triglicéridos y de la colesterina en la sangre es posible, pero desaparece casi siempre en caso de medicación continua dentro de 6 meses. También son posibles trastornos gastrointestinales, tales como náuseas, vómitos y diarreas. Los trastornos posibles en caso de eliminación excesiva de orina son los siguientes: escasez de sodio (hiponatremia), sensación de debilidad, calambres en las pantorrillas, cefalea, disminución del volumen sanguíneo (hipovolemia), xerostomía, trastornos de la coagulación sanguínea y de la circulación. Si se dan tales trastornos es preciso informar al médico. Como en toda terapia diurética, puede producirse un ascenso pasajero de la creatinina y la urea en la sangre. Al comienzo de la terapia es posible un descenso del potasio sérico.Síntomas de una inhibición de los trastornos de la micción (hidronefrosis, hipertrofia de la próstata, uretroestenosis) pueden manifestarse por medio de furosemida o empeorarse. En los pacientes predispuestos, hay que tener en cuenta que el aumento de la concentración de ácido úrico en la sangre puede desencadenar ataques de gota. Si existe una diabetes, puede empeorarse; de haber una predisposición a la misma puede manifestarse clínicamente la enfermedad. Se han observado algunos casos de pancreatitis aguda tras una medicación de varias semanas con base en diuréticos, entre ellos furosemida, que podría atribuirse a esta clase de preparados. Furosemida origina pocas veces trastornos auditivos que casi siempre son reversibles. Hay que contar con esta posibilidad, particularmente cuando se inyecta el preparado demasiado rápido y especialmente si existe una insuficiencia renal. Los pacientes aquejados de hipertensión deberán someterse periódicamente a control médico durante el tratamiento con este medicamento.Las diferentes reacciones que provoca este preparado en cada individuo pueden llegar a disminuir la capacidad de participación activa en el tráfico o en el manejo de máquinas. Este fenómeno cobra especial relevancia al principio del tratamiento, al cambiar de medicación y al consumir alcohol.

Precauciones.

Trastornos de la función renal (creatinina en suero > 2mg/100ml, depuración de creatinina < 30ml/min).

Interacciones.

Con preparados de potasio o sustancias retenedoras del mismo (cloruro de potasio, triamtereno, amilorida, como también con inhibidores ECA) puede darse un aumento excesivo del potasio sérico. La espironolactona puede reducir el efecto de la carbenoxolona (para el tratamiento de las úlceras gastrointestinales). Los salicilatos (componentes de diversos analgésicos) pueden reducir el efecto de la espironolactona. La furosemida puede reducir el efecto de otros medicamentos (por ejemplo, hipoglucemiantes o aminas vasopresoras) o aumentarlo (por ejemplo, salicilatos, teofilina, litio y relajantes musculares del tipo curare). LASILACTON puede incrementar el efecto de otros medicamentos hipotensores. Los antiflogísticos no esteroides, por ejemplo, indometacina, pueden disminuir el efecto de la furosemida. Posiblemente la furosemida puede aumentar el efecto de los antibióticos nefrotóxicos, tales como los aminoglucósidos. Por esta razón, a los pacientes afectados de nefrosis inducida por antibióticos debe administrarse furosemida con cierta precaución.Es preciso tener presente que con la administración simultánea de furosemida y de antibióticos aminoglucosídicos (tales como kanamicina, gentamicina, tobramicina) puede verse aumentado el efecto ototóxico de estos últimos. No se descarta la posibilidad de que entonces esos trastornos auditivos lleguen a ser irreversibles. Por eso, la administración simultánea debe restringirse a indicaciones vitales. Los glucocorticoides, así como el abuso de laxantes, en conjunto con LASILACTON, pueden provocar una carencia de potasio. Existiendo una carencia de potasio puede aumentar el efecto de los glucósidos cardioactivos.

Estabilidad.

El medicamento no deberá usarse una vez vencido su periodo de caducidad.

Presentaciones.

Caja por 20 cápsulas (Reg. No. IM-001917 R-2 M. S.).