FENITRON®
SUSPENSION
Anticonvulsivante
PSICOFARMA, S.A. de C.V.

 

- DENOMINACION GENERICA
- FORMA FARMACEUTICA Y FORMULACION
- INDICACIONES TERAPEUTICAS
- FARMACOCINETICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS
- CONTRAINDICACIONES
- PRECAUCIONES GENERALES
- RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA
- REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS
- INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GENERO
- ALTERACIONES DE EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO
- PRECAUCIONES EN RELACION CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS, MUTAGENESIS, TERATOGENESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD
- DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACION
- MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL
- PRESENTACIONES
- RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO
- LEYENDAS DE PROTECCION
- LABORATORIO Y DIRECCION
- NUMERO DE REGISTRO Y CLAVE IPPA

 

DENOMINACION GENERICA:

Fenitoína.

FORMA FARMACEUTICA Y FORMULACION:

Cada 100 ml de suspensión contienen:

Fenitoína............................................................................................................. 750 mg

Vehículo cbp....................................................................................................... 100 ml

Cada 5 ml de suspensión contienen:

Fenitoína............................................................................................................ 37.5 mg

INDICACIONES TERAPEUTICAS:

Epilepsia, especialmente gran mal y psicomotora, FENITRONâ Suspensión es útil para tratar el status epilepticus y para prevenir las crisis convulsivas secundarias a cirugía de cráneo.

FARMACOCINETICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS:

La fenitoína es un gran antiepiléptico no barbitúrico muy eficaz en el tratamiento de la epilepsia. El sitio primario de acción es la corteza motora en donde se inhibe la dispersión de la actividad epiléptica. No desarrolla hábito ni tolerancia. FENITRONâ no deteriora las facultades mentales; por el contrario, pruebas clínicas han demostrado que muchas ocasiones mejora la actitud mental y el comportamiento de los epilépticos. Posiblemente al promover la salida de sodio de las neuronas, la fenitoína tiende a estabilizar el umbral contra la hiperexcitabilidad causada por estimulación excesiva o cambios ambientales capaces de reducir el gradiente de la membrana hacia el sodio. Esto incluye la reducción de la potencialización postetánica en las sinapsis.

La vida media plasmática en el hombre después de la administración oral de fenitoína es de 22 horas en promedio con un rango de 7 a 42 horas. Los niveles terapéuticos de estado estable se alcanzan entre 7 y 10 días después de iniciado el tratamiento a las dosis recomendadas.

Cuando se hagan determinaciones de niveles séricos, deberán hacerse 5 a 7 vidas medias después de la iniciación del tratamiento, cambio de dosis, adición o sustracción de otro medicamento.

El control óptimo sin signos de toxicidad se da más frecuentemente con niveles séricos entre 10 y 20 mcg/ml, aunque algunos casos leves de epilepsia tonicoclónica (gran mal) pueden controlarse con niveles más bajos de fenitoína. Puede haber una amplia variabilidad de interpacientes en los niveles séricos de fenitoína con dosis equivalentes.

La mayor parte de la droga se excreta en la bilis como metabolitos inactivos que son reabsorbidos por el intestino para excretarse en la orina por secreción tubular principalmente.

CONTRAINDICACIONES:

Ÿ         En los pacientes con antecedentes de hipersensibilidad a la droga, en individuos hipersensibles a los compuestos de acción efedrínica.

Ÿ         En pacientes con padecimientos coronarios graves.

Ÿ         La fenitoína no está indicada para el tratamiento del pequeño mal epiléptico.

PRECAUCIONES GENERALES:

El retiro abrupto de la fenitoína en pacientes epilépticos puede precipitar un status epilepticus. Cuando a juicio del clínico existe la necesidad de reducir la dosis, discontinuar o sustituir la medicación anticonvulsivante, ésta debe ser hecha en forma gradual. Sin embargo, en el evento de una reacción de hipersensibilidad, la rápida sustitución o la terapia alternativa pueden ser necesarias. En este caso, la terapia alternativa debe ser una droga anticonvulsivante que no pertenezca a la clase química de las hidantoínas.

Se han reportado casos de hepatotoxicidad aguda, incluyendo casos infrecuentes de falla hepática aguda en el uso de la fenitoína. Estos incidentes han sido asociados con un síndrome de hipersensibilidad caracterizado por fiebre erupción cutánea y linfadenopatía que usualmente ocurren dentro de los primeros dos meses de tratamiento.

Otras manifestaciones comunes incluyen ictericia, hepatomegalia, elevación de los niveles de transaminasa en suero, leucocitosis y eosinofilia. El curso clínico de los rangos de hepatotoxicidad aguda de fenitoína puede ir de la pronta recuperación al desenlace fatal.

En estos pacientes quienes presentan hepatotoxicidad aguda, la fenitoína debe ser descontinuada inmediatamente y no debe ser readministrada.

Ha habido un número de reportes que sugieren una relación entre fenitoína y el desarrollo de linfadenopatía (local o generalizada), incluyendo hiperplasia de un nodo linfático, seudolinfoma, linfoma y enfermedad de Hodgkin. Así que una causa de la relación de efectos no ha sido establecida, la ocurrencia de linfadenopatía indica la necesidad de diferenciar tal condición de otros tipos de patología de nodo linfático.

En todos los casos de nodo linfático se debe seguir un a vigilancia estrecha y por periodo prolongado. La intoxicación por alcohol puede incrementar los niveles de fenitoína en el suero mientras que el alcoholismo crónico provoca disminución de los niveles en suero. Ya que existen reportes aislados de asociación de fenitoína con porfiria, se debe tener precaución con su uso en presencia de esta enfermedad.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA:

En los casos individuales donde la severidad y la frecuencia del trastorno convulsivo sean tales que la supresión de la medicación no planteé una amenaza seria para las pacientes, la descontinuación del fármaco puede ser considerada antes, durante el embarazo y después del mismo aunque no pueda decirse con alguna confianza que incluso las convulsiones leves no representen algún riesgo para el embrión o el feto en desarrollo. El médico prescriptor deseará evaluar estas consideraciones en el tratamiento o asesoramiento de mujeres epilépticas con potencial reproductivo.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

Sistema nervioso central: Puede presentarse neurología periférica, nistagmo, diplopía, vértigo, ataxia, disartría, confusión mental, mareo, insomnio, nerviosismo, calambres y cefalea. Todos los efectos desaparecen al continuar el tratamiento con cantidades menores de la droga.

Aparato digestivo: Puede llegar a presentarse náusea, dolor epigástrico, anorexia, vómito y estreñimiento, efectos que se aminoran si se administra el producto después de las comidas.

Piel y mucosas: En la piel puede llegar a presentarse erupción cutánea, escarlatiniforme o morbiliforme, que puede obligar incluso a interrumpir la medicación.

Llegan a presentarse también algunas otras formas más raras de dermatitis e ictericia, en las encías es frecuente la aparición de hiperplasia gingival que se reduce mediante una buena higiene bucal y masaje en éstas.

Sistema hematopoyético: En raras ocasiones se han reportado complicaciones hematológicas como trombocitopenia, leucopenia, granulocitopenia, agranulocitosis y pancitopenia, anemia aplásica, anemia megaloblástica.

Sistema óseo: Osteomalacia, hipocalcemia.

Endocrinología: Puede hacer más toscas las características faciales.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GENERO:

Hay muchas drogas que pueden afectar a la fenitoína. Las determinaciones de los niveles de fenitoína son especialmente útiles cuando se sospecha una interacción. El metabolismo de la fenitoína puede verse alterado por el uso concomitante de drogas, por ejemplo:

  1. Los barbitúricos pueden aumentar su velocidad de metabolización.
    El fenobarbital puede aumentar la biotransformación de la fenitoína, por inducción del sistema enzimático microsomal hepático, pero también puede disminuir su activación por inhibición competitiva. Además el fenobarbital puede reducir la absorción oral de la fenitoína.
    A la inversa, la concentración de fenobarbital aumenta a veces con la fenitoína. El etanol tiene efectos similares opuestos a la inactivación de la fenitoína.
  2. Los anticoagulantes cumarínicos, el disulfiram, la fenilbutazona, la isoniacida y el sulfafenazol pueden inhibir su metabolización, aumentando las concentraciones séricas de la droga.
  3. Los antidepresivos tricíclicos a dosis elevadas pueden precipitar ataques, por lo cual habrá necesidad de un reajuste en la dosis de FENITRONâ.

Los fármacos que pueden aumentar las condiciones séricas de fenitoína son: ingesta aguda de alcohol, amiodarona, agentes antimicóticos (pero sin limitarse a amfotericina B, fluconazol, ketoconazol, miconazol e itraconazol), cloranfenicol, clordiazepóxido, diazepam, dicumarol, disulfiram, estrógenos, antagonistas H2, halotano, isoniazida, metilfenidato, omeprazol, fenotiazinas, fenilbutazona, salicilatos, succinimidas, sulfonamidas, tolbutamida, trazodona y viloxazina.

Los fármacos que pueden disminuir las concentraciones séricas de fenitoína son carbamazepina, abuso crónico de alcohol, reserpina, sucralfato y vigabatrina. El clorhidrato de molindona contiene iones calcio que interfieren con la absorción de la fenitoína. Los tiempos de ingestión de las preparaciones de fenitoína y calcio, incluyendo las preparaciones antiácidas que contienen calcio, deben ser escalonados para prevenir los problemas de absorción.

Los fármacos que pueden aumentar o disminuir las concentraciones séricas de fenitoína son agentes antineoplásicos, fenobarbital, valproato sódico y ácido valproico. De tal manera, el efecto de la fenitoína sobre las concentraciones séricas de fenobarbital, ácido valproico y valproato sódico es impredecible.

Los fármacos cuyas concentraciones sanguíneas y/o efectos pueden ser alterados por la fenitoína son agentes antimicóticos, agentes antineoplásicos, corticosteroides, anticoagulantes cumarínicos, clozapina, digitoxina, doxiciclina, estrógenos, furosemida, anticonceptivos orales, quinidina, rifampicina, teofilina y vitamina D.

Interacciones con fármacos/pruebas de laboratorio: La fenitoína puede causar la disminución de las concentraciones séricas de yodo proteico (PBI). También puede producir valores inferiores a los normales en las pruebas de dexametasona o metirapona. La fenitoína puede causar elevación de las concentraciones séricas de glucosa, fosfatasa alcalina y γ-glutamiltranspeptidasa (GGT). La fenitoína puede afectar las pruebas del metabolismo del calcio sérico y el azúcar sanguíneo.

ALTERACIONES DE EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO:

La bilirrubina sérica tiende a ser menor debido a la inducción enzimática producida por la fenitoína, pero rara vez ocurre hepatotoxicidad con ictericia.

Puede colorear la orina en rosa, rojo o pardo, hace decrecer ligeramente la excreción de 17-cetosteroides y de 17-hidroxiesteroides.

PRECAUCIONES EN RELACION CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS, MUTAGENESIS, TERATOGENESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD:

  1. La interrupción brusca de la fenitoína en pacientes epilépticos puede precipitar un status epilepticus. Toda reducción, interrupción o sustitución de la droga debe hacerse en forma gradual.
  2. Aunque no se ha establecido la posibilidad de efectos teratogénicos en la especie humana*, el empleo de esta medicación durante el embarazo deberá hacerse valorando los beneficios contra los posibles riesgos.
  3. Este medicamento deberá usarse con precaución en pacientes con insuficiencia hepática, pues su metabolización puede estar disminuida.

* Un número de reportes sugieren una asociación entre el uso de drogas antiepilépticas en mujeres con epilepsia y una mayor incidencia de defectos de nacimiento en niños nacidos de estas pacientes.

DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACION:

Vía de administración: Oral.

FENITRONâ iniciar con 5mg/kg/día dividido en tres dosis iguales (una cada 8 horas) hasta un máximo de 300 mg/día e ir modificado la dosificación de acuerdo a la respuesta clínica según el criterio del médico. La dosis de mantenimiento está entre 4 y 8 mg/kg/día usualmente.

Niños mayores de 6 años: Podría requerir la dosis mínima para adultos (300 mg/día). Cada cucharadita de 5 ml contiene 37.5 mg de fenitoína. La suspensión debe agitarse vigorosamente antes de usarse.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL:

La dosis letal en pacientes pediátricos es desconocida. La dosis letal en el adulto está estimada que puede ser de entre 2 a 5 g. Los síntomas iniciales de toxicidad son: ataxia, nistagmus y disartria. Otros signos son tremor, hiperreflexia, somnolencia, mareo, letargia, habla incongruente, visión borrosa, náusea y vómito. El paciente puede estar comatoso y con hipotensión. La muerte es debida a depresión respiratoria y circulatoria.

Existen marcadas variaciones en relación con la cantidad de la fenitoína que pueda causar toxicidad. El nistagmus usualmente aparece con una cantidad de 20 mcg/ml, la ataxia a 30 mcg/ml. La letargia aparece cuando las concentraciones en suero son mayores de 40 mcg/ml, pero a concentraciones más altas de 50 mcg/ml han sido reportadas con evidencia de toxicidad.

El tratamiento es inespecífico ya que no existe un antídoto conocido. Sin embargo, es recomendable la asistencia respiratoria y circulatoria, así como las medidas adecuadas de soporte. La hemodiálisis puede ser considerada ya que la fenitoína no se adhiere completamente a las proteínas del plasma. La exanguinotransfusión ha sido usada en el tratamiento de intoxicación severa de pacientes pediátricos. En sobredosis agudas, la posibilidad del uso de otro depresor del SNC, incluyendo el alcohol, deben estar presentes en la mente.

PRESENTACIONES:

Frasco con 120 y 150 ml.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO:

Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.

LEYENDAS DE PROTECCION:

Producto perteneciente al grupo IV. No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. Su uso durante el embarazo queda bajo la responsabilidad del médico.

LABORATORIO Y DIRECCION:
Hecho en México por:
PSICOFARMA, S.A. de C.V.
Calzada de Tlalpan No. 4369
Toriello Guerra
14050 México, D.F.
® Marca registrada

NUMERO DE REGISTRO Y CLAVE IPPA:
Reg. Núm. 130M98, S.S.A. IV
CEAR-214164/RM2002/IPPA