CELESTONE PEDIÁTRICO

Betametasona

(Schering Plough)

 

 

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN: 0.5 mg. betametasona.

Vehículo c.b.p. 1 ml. Solución gotas.

 

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: corticosteroide, antiinflamatorio, antialérgico. En insuficiencia corticosuprarrenal primaria y secundaria; hiperplasia suprarrenal congénita; tiroiditis no supurante e hipercalcemia asociada a cáncer. Artritis psoriásica y reumatoide; espondilitis anquilosante; bursitis aguda y subaguda; tenosinovitis inespecífica aguda; artritis gotosa; fiebre reumática aguda y sinovitis. Lupus eritematoso generalizado, carditis reumática aguda, escleroderma y dermatomiositis. Pénfigo; dermatitis herpetiforme bullosa; dermatitis exfoliativa; micosis fungoide; psoriasis grave; eccema alérgico (dermatitis crónica); eritema multiforme grave (síndrome de Stevens-Johnson) y urticaria.

Rinitis alérgica estacional o perenne, asma bronquial (incluso en el estatus asthmaticus), pólipos nasales, dermatitis por contacto y atópica (neurodermatitis), reacciones alérgicas por medicamentos, enfermedad del suero. Conjuntivitis alérgica, queratitis, úlceras alérgicas, corneales y marginales alérgicas, herpes zóster oftálmico, iritis e iridociclitis, coriorretinitis, inflamación del segmento anterior, uveítis y coroiditis posterior difusa, neuritis óptica y oftalmía simpática; retinitis central; neuritis retrobulbar. Síntomas de sarcoidosis; beriliosis; síndrome de Loëffler; tuberculosis pulmonar diseminada cuando se acompaña de quimioterapia antituberculosa adecuada; enfisema pulmonar; fibrosis pulmonar. Trombocitopenia idiopática y secundaria en adultos; anemia hemolítica adquirida (autoinmunitaria); eritroblastopenia (anemia eritrocítica) y anemia hipoplásica (eritroide) congénita; reacciones transfusionales.

Leucemias y linfomas en adultos y leucemia aguda en niños. Para inducir la diuresis o remisión de albuminuria en el síndrome nefrótico sin uremia, de tipo idiopático, o secundario a lupus eritematoso; edema angioneurótico. Meningitis tuberculosa con bloqueo subaracnoideo o bloqueo inminente, siempre que la administración se combine con quimioterapia antituberculosa apropiada; colitis ulcerativa; parálisis facial de Bell.

 

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN: la dosis inicial varía entre 0.25 a 8 mg. por día. La dosis de inicio pediátrica varía entre 17.5 a 250 mcg. (0.017 a 0.25 mg.) diarios por kg. de peso corporal, o 0.5 a 7.5 mg. diarios por m2 de superficie corporal. La exposición a situaciones estresantes puede requerir una dosis aumentada.

Si el fármaco va a descontinuarse después de un tratamiento prolongado, la dosis deberá disminuirse gradualmente.

Las dosis para diversas enfermedades son: Artritis reumatoide y otros trastornos reumáticos: 1 a 2.5 mg. por 3 ó 4 días (máximo 7 días). Deberá disminuirse a 0.25 mg. cada 2 ó 3 días hasta fijar la dosis de mantenimiento de 0.5 a 1.5 mg. diarios.

En ataques agudos de gota, el régimen terapéutico debe mantenerse unos días después de que cedan los síntomas.

Fiebre reumática aguda: 6.0 a 8.0 mg. La dosis diaria total puede disminuirse de 0.25 a 0.5 mg. al día durante 4 a 8 semanas, o más.

Bursitis: 1 a 2.5 mg. diarios en dosis divididas, durante 2 a 3 días; después se deberá reducir gradualmente hasta suspender.

Estados asmáticos: 3.5 a 4.5 mg. diarios durante 1 ó 2 días. Posteriormente, reducir de 0.25 a 0.5 mg. en días alternos hasta alcanzar la dosis de mantenimiento, o suspender.

Asma crónica rebelde: 3.5 mg. diarios (o más) durante 7 días. Reducir la dosis de 0.25 a 0.5 mg. al día hasta alcanzar un nivel de mantenimiento.

Enfisema o fibrosis pulmonar: 2 a 3.5 mg. diarios, en dosis repartidas, durante varios días. Disminuir 0.5 mg. cada 2 ó 3 días hasta llegar a la dosis de mantenimiento, generalmente entre 1 y 2.5 mg.

Fiebre del heno rebelde (polenosis): el primer día debe administrarse de 1.5 a 2.5 mg., en dosis repartidas; luego, disminuir a 0.5 mg. diarios hasta que los síntomas desaparezcan.

Lupus eritematoso generalizado: de 1 a 1.5 mg. 3 veces al día durante varios días. Se disminuirá gradualmente hasta ajustar la dosis de mantenimiento (1.5 a 3.0 mg. por día).

Padecimientos dermatológicos: de 2.5 a 4.5 mg. al día; después las dosis diarias deben disminuir de 0.25 a 0.5 mg. cada 2 ó 3 días.

Afecciones oftálmicas inflamatorias (segmento posterior): de 2.5 a 4.5 mg. diarios en dosis repartidas durante 7 días. Luego, la dosis debe disminuirse a 0.5 mg. diarios.

Síndrome adrenogenital: de 1 a 1.5 mg. diarios, en dosis repartidas.

La dosis total diaria de mantenimiento puede administrarse como dosis única, por la mañana.

 

PRESENTACIONES: frasco con 60 ml. y gotero.

 

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: retención de sodio; pérdida de potasio; alcalosis hipocaliémica; retención de líquidos; insuficiencia cardiaca congestiva en pacientes susceptibles; hipertensión. Debilidad muscular; miopatía corticosteroide; progresión de síntomas miasténicos en miastenia gravis; pérdida de masa muscular; osteoporosis; fracturas vertebrales por compresión; necrosis aséptica de las cabezas femorales y humerales; fractura patológica de huesos largos; ruptura de tendones. Hipo; úlcera péptica con posibilidad de perforación subsiguiente y hemorragia; pancreatitis, distensión abdominal; esofagitis ulcerante.

Menos cabo de la cicatrización de heridas, atrofia cutánea, piel frágil y fina, petequias y equimosis, eritema facial, dermatitis alérgica, urticaria, edema angioneurótico, aumento de la sudoración, reacciones deprimidas a las pruebas cutáneas. Convulsiones, aumento de la presión intracraneal con papiledema (seudotumor cerebral) regularmente después del tratamiento; vértigo y cefalea. Irregularidades menstruales, desarrollo de estado cushingoide; falta de respuesta corticosuprarrenal y pituitaria secundaria, particularmente en épocas de estrés, como en casos de traumatismo, cirugía o enfermedad; depresión del crecimiento intrauterino fetal o de la niñez; reducción de la tolerancia a los carbohidratos, manifestaciones de diabetes mellitus latente, incremento de las necesidades de insulina o de agentes hipoglucémicos orales en pacientes diabéticos. Cataratas subcapsulares posteriores; aumento de la presión intraocular, glaucoma, exoftalmo. Equilibrio nitrogenado negativo debido a catabolismo proteico; lipomatosis, incluyendo lipomatosis mediastinal y lipomatosis epidural que pueden generar complicaciones neurológicas, cambios en la personalidad, hiperirritabilidad, insomnio, aumento de peso. Euforia, cambios del humor, depresión severa a manifestaciones francamente psicóticas, cambios en la personalidad, hiperirritabilidad, insomnio. Reacciones anafilactoides o de hipersensibilidad, y reacciones hipotensivas o similares al choque.