EPAMIN Suspensión

Fenitoína

(Pfizer)

 

 

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN: 0.7500 g.

Excipiente c.p.b. 100 ml. Suspensión.

1 cucharadita de 5 ml. equivale a 37.5 mg. de fenitoína.

 

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: anticonvulsivo. Control de crisis convulsivas tónicoclónicas generalizadas (gran mal) y crisis parciales complejas (psicomotoras, lóbulo temporal). Prevención y tratamiento de crisis durante o posteriores a eventos neuroquirúrgicos.

 

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN: no para uso parenteral. Adultos: en quienes no han recibido tratamiento previo: 125 mg. (16.6 ml.) cada 8 horas. Pueden incrementarse hasta 625 mg. al día. Cada cucharadita de 5 ml. contiene 37.5 mg. de la fenitoína. Impregnación no urgente en pacientes adultos: solamente en pacientes confinados a clínicas u hospitales donde los niveles séricos de la fenitoína puedan vigilarse. Aquellos pacientes con afecciones hepáticas o renales no deben ser tratados mediante este esquema. 1 g. dividido en 3 dosis en intervalos de 2 horas. Mantenimiento: a las 24 horas posteriores a la dosis de impregnación, con determinaciones constantes de las concentraciones séricas.

Pacientes pediátricos: 5 mg./kg./día, divididos en 2 a 3 dosis iguales, hasta máximo 300 mg. al día.

Mantenimiento: 4 a 8 mg. /kg.

Niños > 6 años y adolescentes: dosis mínima para adultos (300 mg./día).

 

PRESENTACIONES: frasco con 150 ml.

 

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: reacciones anafilactoides y anafilaxia.

Nistagmus, ataxia, disartria, disminución de la coordinación y confusión mental. Mareo, insomnio, nerviosismo transitorio, contracciones motoras, parestesia, somnolencia y cefalea.

Polineuropatía. Deformidad de los rasgos faciales, ensanchamiento de labios, hiperplasia gingival, hipertricosis, enfermedad de Peyronie. Náuseas, vómito, estreñimiento, hepatitis tóxica y daño hepático.

Síndromes de hipersensibilidad, lupus eritematoso sistémico, periarteritis nodosa y trastornos de las inmunoglobulinas.

Manifestaciones dermatológicas, algunas veces acompañadas con fiebre, incluyendo erupción escarlatiforme o morbiliforme. Eupción morbiliforme (tipo sarampión).

Otras manifestaciones serias, que pueden ser fatales incluyen dermatitis bulosa, exfoliativa o purpúrica, lupus eritematoso, síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica.

Alteraciones de la percepción del gusto.

Raras: corea, distonía, temblores, asterixis. Trombocitopenia, leucopenia, granulocitopenia, agranulocitosis y pancitopenia, con o sin depresión de la médula ósea.

También, macrocitosis y anemia megaloblástica.

Linfadenopatía, incluyendo hiperplasia benigna de ganglios linfáticos, pseudolinfoma, linfoma y enfermedad de Hodgkin.