HALDOL

Haloperidol

(Janssen-Cilag)

 

 

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN: 5 mg. haloperidol. Excipiente c.b.p. 1 tableta. 10 mg. haloperidol. Excipiente c.b.p. 1 tableta. 2 mg. haloperidol. Vehículo c.b. 1 ml. Solución.

 

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: como agente neuroléptico: alucinaciones en: esquizofrenia aguda y crónica. Paranoia. Confusión aguda, alcoholismo (psicosis de Korsakoff).

Alucinaciones hipocondriacas. Alteraciones de la personalidad: Paranoide, esquizoide, esquizotípico, conducta antisocial, fronterizo y otras alteraciones de personalidad. Como agente antiagitación psicomotora: manías, demencia, retardo mental, alcoholismo.

Alteraciones de la personalidad: personalidad compulsiva, paranoide, histriónica y otras. Agitación, agresividad e impulso errante en ancianos. Alteraciones de conducta y carácter en niños. Movimientos coreicos.

Como coadyuvante en el tratamiento de dolor crónico severo, permite reducir la dosis de un analgésico (generalmente un morfinomimético). Como antiemético en: náusea y vómito de orígenes diversos.

 

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN: adultos: como agente neuroléptico: fase aguda: episodios agudos de esquizofrenia, delirium tremens, paranoia, confusión aguda, psicosis de Korsakoff y paranoia aguda: 5 a 10 mg. I.V. o I.M. cada hora hasta lograr el control del síntoma o máximo de 60 mg/día. Cuando se administra vía oral, se podría necesitar casi el doble de la dosis antes citada.

Fase crónica: esquizofrenia crónica, alcoholismo crónico, trastornos crónicos de la personalidad: 1 a 3 mg. vía oral, 3 veces al día; se puede incrementar a 10 a 20 mg. 3 veces al día.

Como agente antiagitación psicomotora: fase aguda: manía, demencia, alcoholismo, trastornos de la personalidad, alteraciones de conducta y carácter, movimientos coreicos: 5 a 10 mg. I.V. o I.M.

Fase crónica: 0.5 a 1 mg. oral, 3 veces al día; se puede incrementar a 2 a 3 mg. 3 veces al día.

Como adyuvante en terapia de dolor crónico: 0.5 a 1 mg. oral, 3 veces al día.

Como antiemético: vómito central inducido: 5 mg. I.V. o I.M.

Profilaxis de vómito posoperatorio: 2.5 a 5 mg. I.V. o I.M. al final de la cirugía.

Pacientes ancianos: iniciar con la mitad de la dosis indicada para adultos y ajustar de acuerdo a los resultados.

Niños: 0.1 mg./3 kg. de peso corporal, vía oral, 3 veces al día.

 

PRESENTACIONES: caja con 20 tabletas de 5 y 10 mg. Frasco con 10 ó 15 ml. (2 mg./ml.) de solución.

 

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: síntomas extrapiramidales: temblor, rigidez, hipersalivación, bradicinesia, acatisia, distonía aguda. Discinesia tardía: caracterizada por movimientos rítmicos involuntarios de la lengua, cara, boca o mandíbula. Síndrome neuroléptico maligno: hipertermia, rigidez muscular generalizada, inestabilidad autonómica, conciencia alterada y elevación de CPK. Otros efectos sobre el SNC: ocasionalmente: depresión, sedación, agitación, mareo, insomnio, cefalea, confusión, vértigo, convulsiones tipo gran mal y exacerbación aparente de síntomas psicóticos. Síntomas gastrointestinales: náusea, vómito y pérdida del apetito. Cambios de peso.

Efectos endócrinos: hiperprolactinemia, que puede causar galactorrea, ginecomastia, oligo o amenorrea. Muy raramente: hipoglicemia y síndrome de secreción inapropiada de ADH. Efectos cardiovasculares: taquicardia e hipotensión ocasionales. Muy raramente: prolongación del intervalo QT y/o arritmias ventriculares. Ocasionalmente: disminución leve y transitoria de los eritrocitos.

Rararamente: agranulocitosis y trombocitopenia, cuando hay asociación con otro medicamento.

Casos aislados de anormalidades en el funcionamiento hepático o de hepatitis, mayormente colestásica. Excepcionalmente: reacciones de hipersensibilidad como erupción cutánea, urticaria y anafilaxis. Ocasionalmente: constipación, visión borrosa, boca seca, retención urinaria, priapismo, disfunción eréctil, edema periférico, diaforesis, salivación y pirosis; alteraciones en la regulación de la temperatura corporal. Raros casos de muerte súbita. Puede presentarse cierto grado de sedación o algún trastorno en el estado de alerta, particularmente con dosis altas y al inicio del tratamiento y se pueden potencializar con el alcohol. Se debe recomendar a los pacientes que no manejen automóviles, ni operen maquinaria durante el tratamiento.