FUSABET®
CREMA
Corticosteroide y antibacteriano tópico
LABORATORIOS DERMATOLOGICOS DARIER, S.A. de C.V.

 

- DENOMINACION GENERICA
- FORMA FARMACEUTICA Y FORMULACION
- INDICACIONES TERAPEUTICAS
- FARMACOCINETICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS
- CONTRAINDICACIONES
- PRECAUCIONES GENERALES
- RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA
- REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS
- INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GENERO
- ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO
- PRECAUCIONES EN RELACION CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS, MUTAGENESIS, TERATOGENESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD
- DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACION
- MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL
- PRESENTACIONES
- RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO
- LEYENDAS DE PROTECCION
- LABORATORIO Y DIRECCION
- NUMERO DE REGISTRO Y CLAVE IPPA

 

DENOMINACION GENERICA:

Acido fusídico y betametasona.

FORMA FARMACEUTICA Y FORMULACION:

Cada 100 g de crema contiene:

Acido fusídico.................................. 2.0 g

Valerato de betametasona............. 0.1 g

INDICACIONES TERAPEUTICAS:

Está indicado en aquellas dermatosis eccematosas en las cuales existe o se sospecha infección bacteriana agregada tales como:

Ÿ         Dermatitis atópica.

Ÿ         Dermatitis por contacto.

Ÿ         Dermatitis por contacto alérgica.

Ÿ         Dermatitis seborreica.

Ÿ         Psoriasis.

FARMACOCINETICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS:

La absorción percutánea de los corticosteroides está determinada por muchos factores, como la integridad de la barrera epidérmica, el uso de vendajes o ropa en el sitio de aplicación, etc. Como todos los corticosteroides tópicos, la absorción percutánea de la betametasona generalmente se incrementa en los procesos inflamatorios de la piel y con el uso de vendajes oclusivos.

Una vez que se absorben, los corticosteroides tópicos presentan un perfil farmacocinético similar al de los corticosteroides sistémicos. Se pueden unir a las proteínas plasmáticas a diferentes concentraciones, son metabolizados primariamente en el hígado y son excretados por riñón y vías biliares.

El uso extendido de corticoides tópicos en dermatología se debe a sus efectos antiinflamatorios, antiproliferativos e inmunosupresores. Los esteroides son moléculas poco hidrofóbicas capaces de atravesar las membranas celulares por difusión simple o a través de receptores específicos.

El mecanismo molecular involucrado en la acción antiinflamatoria se inicia con su unión a receptores en el citoplasma, formando un complejo que se dimeriza y transloca hacia el núcleo y que es capaz de unirse al ADN, donde se liga a elementos de respuesta de los glucocorticoides, resultando en un incremento de la transcripción de genes que codifican proteínas antiinflamatorias, como lipocortina 1, interleucina 10, receptor antagonista y neutral de las endopeptidasas.

El efecto más importante es a nivel de la inhibición de la expresión de genes relacionados con la producción de múltiples proteínas inflamatorias: citocinas, enzimas, moléculas de adhesión y receptores; éste efecto inhibitorio es debido a la interacción del receptor de corticosteroide activado y un factor de transcripción como el factor nuclear kappa B y el factor activador de la proteína 1/calpactina, los cuales regulan la expresión de genes inflamatorios

Otro mecanismo antiinflamatorio es a nivel de las membranas celulares, actuando de dos maneras: por acción directa o a través de la lipocortina que a su vez inhibe a la fosfolipasa A2, bloqueando de ésta manera la activación del ácido araquidónico e impidiendo la producción de prostaglandinas, tromboxanos y leucotrienos y por ende disminuyendo el proceso antiinflamatorio.

En la piel se han identificado receptores específicos para corticosteroides tanto en epidermis humana normal como en fibroblastos dérmicos con los cuales se correlaciona su efecto antiproliferativo. La actividad inmunosupresora de los corticoides tópicos es debida a que éstas moléculas ocasionan una disminución  de las células de Langerhans, inhiben la actividad de los linfocitos T por inducción de apoptosis de éstos y de los eosinófilos, así como bloqueando el ciclo celular.

Farmacodinamia: La betametasona es un corticosteroide sintético para uso tópico dermatológico que a dosis farmacológicas presenta efectos antiinflamatorios, antipruriginosos y vasoconstrictores. Esto se debe a la estabilización de la membrana lisosomal, que impide la liberación extracelular de los mediadores de la inflamación. Además la betametasona en piel tiene un efecto inhibitorio de la síntesis de la poliamina, componente activo en la proliferación y crecimiento celulares. Adicionalmente produce supresión del sistema inmune, inhibición de la síntesis del DNA de los queratinocitos y vasoconstricción.

Acido fusídico: El ácido fusídico es un antimicrobiano miembro de la clase de los fusidianos que deriva del hongo Fusidium coccineum. Consiste en una molécula con estructura esteroidea, relacionada químicamente con antibióticos como el ácido helvólico y la cefalosporina P1.

A pesar de que se han desarrollado numerosos derivados del ácido fusídico, únicamente la sal sódica (fucidina) muestra actividad antimicrobiana. Desde 1962, fecha en que se introdujo en la práctica clínica, su uso se ha centrado en el tratamiento de infecciones por grampositivos, especialmente infecciones estafilocóccicas, debido a su buena actividad frente a éstos microorganismos y a la ausencia de resistencia cruzada con otros antimicrobianos (metilcilina, macrólidos , rifampicina) como consecuencia de su peculiar mecanismo de acción.

Estructuralmente el ácido fusídico es un tripentanoide tetracíclico relacionado con la cefalosporina P1. Difiere de ella en la adición de varios grupos acetilo que aumentan la actividad antimicrobiana. La presencia del doble en lace entre C17 y C20 y del grupo carboxilo próximo a C20 parece ser imprescindible para la actividad antimicrobiana. También está relacionaa con otros grupos de antimicrobianos, incluyendo ácidos hevólicos y ácidos viridomínicos. Diversos dermatofitos, como Microsporum canis, Microsporum gypseum y Epidermophyton floccosum, producen ácido fusídico o compuestos similares.

Pese a su similitud estructural con la cefalosporina P1, su mecanismo de acción es totalmente diferente, ya que se comporta como un inhibidor de la síntesis proteica interfiriendo con el factor G de elongación implicado en la translocación. Aunque el mecanismo no es bien conocido en su totalidad, parte de la acción del ácido fusídico consiste en unirse al complejo formado por el factor de elongación G y complejos de fosfato inorgánico, inhibiendo la función GTPasa de dicho factor, de éste modo se inhibe la hidrólisis del GTP, y como consecuencia se impide la translocación y se bloquea la elongación de la cadena polipeptídica en formación.

Aunque se considera un antibiótico básicamente bacterioestático, se ha observado que a altas concentraciones puede comportarse como bactericida sobretodo en Staphylococcus aureus, al inhibir la unión del aminoacil-RNAt al ribosoma. No obstante este comportamiento depende también de otros factores, como el inóculo y la sensibilidad de la cepa.

El ácido fusídico presenta buena actividad frente a estafilococos, incluyendo cepas resistentes a metilcilina, Neisseria spp, Bordetella pertussis, Corynebacterium spp., y microorganismos anaerobios (Clostridium spp.) y tiene una actividad moderada frente a estreptococos, enterococos y anaerobios gramnegativos. No es activo frente a nocardias y micobacterias (Tabla 1).

Los puntos de corte establecidos por el NCCLS para este antimicrobiano son de 0,25 mg/lt., para la categoría de sensibles, 0,5 mg/lt., para los intermedios y 2mg/lt., para los resistentes. El ácido fusídico muestra una alta actividad, de manera específica, frente a Staphylococcus aureus.

La CMI90 de la mayoría de los estudios se encuentra entre 0.06 y 0.12 mg/lt., incluyendo cepas productoras de β-lactamasas. Aunque no se ha descrito resistencia cruzada con la metilcilina, los aislamientos resistentes al ácido fusídico son más frecuentes entre aquelllos Staphylococcus aureus, resistentes a la metilcilina, del mismo modo que ocurre con otros antimicrobianos como las fluoroquinolonas. Presenta buena actividad frente a estafilococos coagulasa negativos, aunque algunas especies se muestran más resistentes.

Tabla 1. Actividad in vitro del ácido fusídico (10 a 36)

Microorganismo

Intervalo CMI90 (mg/lt.)*

Grampositivos:

Staphylococcus aureus sensible a la meticilina

0,06 a 0,12

Staphylococcus aureus resistente a la meticilina

0,06 a 4

Staphylococcus epidermidis

0,01 a 0,2

Staphylococcus saprophyticus

2 a 4

Streptococcus pyogenes

4 a 16

Streptococcus pneumoniae

4 a 16

Enterococcus faecalis

4 a 25

Corynebacterium spp.

0,04 a 12

Clostridium tetani

0,01

Clostridium difficile

0,25 a 2

Listeria monocytogenes

4

Nocardia asteroides

1 a 8

Gramnegativos:

Enterobacteriaceae

>100

Neisseria meningitidis

0,01 a 0,5

Neisseria gonorrhoeae

0,25 a 2

Legionella pneumophila

0,5

Bordetella pertussis

0,03 a 0,5

Bacteroides fragilis

0,5 a 16

Fusobacterium spp.

>0,25 a >128

Micobacterias:

Mycobacterium tuberculosis

4 a 64

Mycobacterium kansasii

2 a 64

Mycobacterium avium

1 a >128

Mycobacterium fortuitum

16 a >128

* Intervalos de CMI90 obtenidos de varios estudios.

La resistencia al ácido fusídico puede desarrollarse por varios mecanismos. El primero y más frecuente, sobretodo en Staphylococcus aureus, es la alteración del factor de elongación, que fue descrita por primera vez mediante estudios de selección de resistencias. El factor de elongación G es codificado por un gen cromosómico: fusA. La presencia de mutaciones en dicho gen, fundamentalmente en la región situada entre los residuos 451 y 464 (particularmente el residuo de histidina en posición 457) da lugar a una disminución  de la actividad del ácido fusídico. También se ha descrito resistencia  por adquisición plasmídica del gen fusA.

El segundo mecanismo es de naturaleza plasmídica y fue descrito en cepas de Staphylococcus aureus. La resistencia se produce por disminución de la permeabilidad debido a alteraciones en la pared celular y membrana plasmática. En la mayoría de las cepas de Staphylococcus aureus, resistentes al ácido fusídico, ésta resistencia está condicionada por plásmidos y suele aparecer en aislamientos resistentes a otros antimicrobianos.

La resistencia por enzimas que inactivan al ácido fusídico se describió inicialmente en bacterias gramnegativas como E.coli. Se debe a la presencia de una cloranfenicol-acetiltransferasa (CAT) tipo I de adquisición plasmídica, la cual se une a los fusidanos y los inactiva. Por el  contrario, la CAT II y la CAT III carecen de ésta actividad. No obstante, aunque esta enzima se ha detectado en el aislamiento de Staphylococcus aureus, tales cepas se muestran sensibles al ácido fusídico.

Características farmacológicas: El ácido fusídico es un ácido débil, ionizable en plasma y soluble en agua como sal sódica. Se absorbe bien por vía oral. Su unión a proteínas es muy elevada (91 a 98%), lo que hace que aumente la bilirrubina  directa libre. Se metaboliza en su totalidad a nivel hepático, por lo cual su concentración en bilis, orina y heces es baja.

Se distribuye ampliamente por tejidos como hueso (16 a 24% con respecto a las concentraciones en sangre), próstata, tejido celular subcutáneo, riñón, corazón, líquido sinovial (28 a 78%), secreción bronquial y humores acuoso y vítreo, con valores terapéuticos durante más de 24 horas en éstos últimos. Es importante destacar que penetra bien en colecciones purulentas, abscesos, quemaduras y piel, aumentando la concentración  en caso de seborrea y papilomas.

Finalmente cabe destacar su lenta acción bactericida frente a Staphylococcus aureus, así como el efecto post-antibiótico (2 a 3 horas) frente a éste microorganismo y otros estafilococos, pero no frente a Enterococcus faecalis. En la actualidad se encuentran disponibles formulaciones orales y tópica (Tabla 2).

Tabla 2. Formulaciones farmacéuticas disponibles del ácido fusídico

Formulación

Vía de administración

Dosis

Hemihidrato

Oral (suspensión)*

0 a 1 año: 0.3 ml/kg/8 h
1 a 5 años 5 ml/8 h
6 a 12 años 10 ml/8 h
adultos 15 ml/8 h

Fusidato sódico
Fusidato sódico

Oral (tabletas)
intravenosa*


500 mg/8 h
>50 k de peso 500 mg/8 h
<50 k de peso 7 mg/kg/8 h

Acido fusídico

Oftálmica (gotas viscosas 1%)

Cada 12h

Acido fusídico

Tópica (crema 2%)

Cada 12h

Fusidato sódico

Tópica (pomada 2%)

Cada 12h

Fusidato sódico

Tópica (gel 2%)*

Cada 12h

Efectos adversos: A pesar del número limitado de estudios, se puede afirmar que el ácido fusídico es un fármaco bien tolerado, con escasos efectos secundarios graves. Dado su metabolismo hepático, su elevada unión a la albúmina y la interacción con el transporte de sales biliares el efecto secundario más característico es el aumento de la bilirrubinemia directa, sobretodo en las primeras 24 horas tras su administración intravenosa (48% frente al 13% por vía oral). En la mayoría de los casos estos efectos suelen ser transitorios y no es necesario suspender el tratamiento sin embargo, debe ser administrado con cautela en los recién nacidos sobretodo si son prematuros o ictéricos y en caso de colestasis. En cuanto a la toxicidad hematológica, se han descrito casos de neutropenia, pero reversible habitualmente después de tratamientos largos, debido al efecto tóxico sobre los megacariocitos y las células madre.

Se han descrito alteraciones dermatológicas, sobretodo con el uso tópico, si bien es posible que estén implicadas otras moléculas que componen la preparación tópica. Lo más frecuente es la aparición de prurito, reacciones exantemáticas y sequedad de la piel. Puede producir excepcionalmente erupción generalizada y acantosis nigricans.

Estudios clínicos: Los estudios comparativos entre el ácido fusídico tópico y otros antimicrobianos  tópicos muestran que su eficacia en infecciones de heridas, impétigo y foliculitis es similar a la de la mupirocina y el peróxido de hidrógeno, y ligeramente inferior a la asociación trimetroprima-polimixina. Varios estudios aleatorizados muestran una eficacia similar a la de la eritromicina en caso de eritrasma y a la de la doxiciclina oral y la minociclina oral y la clindamicina y mupirocina tópica.

Se realizó una revisión retrospectiva de las implicaciones bacteriológicas relacionadas al tratamiento de placas eccematosas infectadas con Staphylococcus aureus con betametasona/ácido fusídico. Para ello se analizaron los resultados publicados de 8 estudios clínicos. La eficacia terapéutica se registró en 326 de 364 pacientes estudiados (89.6%), al realizar un análisis comparativo de cada uno de los fármacos empleados se reportó lo siguiente: la eficacia bacteriológica fue de 86% para betametasona/neomicina, 85.4% para betametasona/gentamicina, 69.6% para betametasona/clioquinol (p=0.04), 70.4% para betametasona (p<0.01) y 25% para el vehículo (ungüento).

El desarrollo de cepas de Staphylococcus aureus resistentes al ácido fusídico se observó en 9 pacientes (2.8%); éste porcentaje disminuyó a 2.5% cuando los pacientes fueron tratados con ácido fusídico/betametasona. En éste análisis se concluyó que el tratamiento de placas eccematosas con betametasona/ácido fusídico por ciclos cortos disminuye la generación de cepas correspondientes a Staphylococcus aureus resistentes al ácido fusídico.

CONTRAINDICACIONES:

FUSABET® está contraindicado en las micosis, infecciones virales, en tuberculosis cutánea, dermatitis perioral, acné, dermatitis acneiforme, heridas abiertas, y úlceras así como hipersensibilidad documentada a cualquiera de los componentes.

PRECAUCIONES GENERALES:

Generales: Este fármaco deberá emplearse solo bajo prescripción médica y se deberá tener vigilancia continua durante su uso por médico especialista.

No deberá aplicarse en niños menores de 2 años.

Es solo para uso externo y no deberá de utilizarse de forma oclusiva.

Su uso se limita a las indicaciones antes mencionadas y a las áreas del cuerpo señaladas por el médico.

Cualquier efecto local y/o sistémico deberá notificarse de inmediato al médico especialista.

Evite el contacto con los ojos, membranas y mucosas, cabello y ropa.

No se aplique en lesiones abiertas.

Si ocurre irritación o hipersensibilidad con el uso de este medicamento deberá suspenderse su aplicación y consultar al médico especialista.

Este producto no se recomienda para uso oftálmico.

Específicas: Si no ocurre respuesta favorable después del tiempo esperado, FUSABET® deberá suspenderse hasta que la infección se haya controlado de manera adecuada. Cualquiera de los efectos secundarios relacionados a la administración de corticosteroides sistémicos, incluso la depresión de la función suprarrenal, pueden presentarse también al ser aplicados por vía tópica, particularmente en lactantes y niños. La absorción sistémica de los corticosteroides tópicos aumenta si las superficies corporales donde se aplica son extensas o si se usa técnica oclusiva. Se deben tomar las precauciones apropiadas en tales casos o cuando se utiliza durante periodos prolongados. Los pacientes en edad pediátrica pueden demostrar mayor susceptibilidad que los adultos a la supresión del eje hipotálamo-hipófisis-adrenal y al síndrome de Cushing inducido por corticosteroides tópicos debido a que en proporción al peso corporal, tienen una mayor superficie cutánea. La administración de corticosteroides tópicos en niños debe limitarse a la menor cantidad compatible con un régimen terapéutico eficaz ya que el tratamiento crónico con corticosteroides puede interferir con el crecimiento y desarrollo de los niños.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA:

Embarazo: Debido a que no se ha establecido el uso sin riesgos de FUSABET® en mujeres embarazadas, éste medicamento solamente deberá prescribirse durante el embarazo sólo si el beneficio justifica el riesgo potencial para el feto. Los fármacos de esta clase no deberán utilizarse en mujeres embarazadas en grandes cantidades o durante periodos prolongados.

Lactancia: Se desconoce si la administración tópica de FUSABET® pudiera dar lugar a un grado de absorción sistémica lo suficientemente significativa como para producir la excreción del producto en la leche de las madres lactantes. Los corticosteroides y antibióticos administrados por vía sistémica se excretan en la leche de madres lactantes en cantidades que probablemente no tienen efectos deletéreos sobre el lactante. No obstante, se debe tomar una decisión en cuanto a continuar con la lactancia o suspenderla aplicación de FUSABET ® tomando en consideración la importancia del fármaco para la madre.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

Las reacciones adversas locales con el uso de FUSABET® son raras e incluyen: reacciones de quemazón, picor, eritema, sequedad, foliculitis, prurito, erupciones acneiformes, parestesias, signos de atrofia cutánea y la presencia de telangiectasias. Al igual que otros corticoesteroides tópicos, FUSABET® puede desequilibrar la flora bacteriana local, con la aparición de dermatitis perioral, rosácea, granuloma glúteo infantil y otras infecciones oportunistas. Otras reacciones adversas locales menos frecuentes son: irritación, hipertricosis, hipopigmentación, dermatitis de contacto alérgica, maceración de la piel, estrías y miliaria. Las reacciones adversas sistémicas  son mucho menos frecuentes y se deben a la absorción del principio activo en la microvasculatura dérmica pudiendo originar actividad supresora reversible sobre el eje hipotalámico-hipofisiario, síndrome de Cushing, hiperglucemia y glucosuria.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GENERO:

No se han reportado hasta la fecha.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO:

No se han reportado hasta la fecha; sin embargo a altas dosis y por tiempo prolongado, pueden producir disminución de los niveles plasmáticos de hormonas corticoadrenales, efecto transitorio y reversible al suspender el tratamiento. Las siguientes pruebas pueden ser utilizadas para evaluar a los pacientes en quienes se sospecha supresión del eje hipotálamo-hipófisis-glándula: prueba de estimulación con ACTH, determinación plasmática de cortisol (matutino) y cuantificación de cortisol urinario.

PRECAUCIONES EN RELACION CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS, MUTAGENESIS, TERATOGENESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD:

FUSABET® no mostró ser mutagénico en la prueba de Ames así como tampoco en el ensayo de linfoma de ratón. No resultó clastrogénico en el ensayo in vivo realizado en micronúcleos de ratón, ni en los ensayos de aberración cromosómica en médula ósea de rata, ni en el de células germinales de ratón. No se reportaron alteraciones en la fertilidad al administrar vía subcutáneas dosis superiores a los 15 mcg/kg en ratas hembra y macho.

DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACION:

Vía de administración: Tópica.

Dosis: Aplique una pequeña capa fina de FUSABET® en las áreas afectadas (excepto cara), una vez al día.

Desde el punto de vista práctico, es difícil indicar  la cantidad específica de un corticosteroide tópico; sin embargo con el fin de evitar la utilización de dosis excesivas del medicamento, se ha establecido que la dosis de esteroide suficiente para aplicar cada semana, sobre la superficie corporal total esta relacionada con la edad. Hasta año 45 g, hasta 4 años 60 g, 18 años o más 155 g. Cuando la aplicación sea para brazos y piernas se considera 60% de la cifra anterior y en el caso del tronco 35%. Hay pacientes que han rebasado con mucho estas dosis, aplicando 4 ó 5 tubos de 40 gramos en una semana en un área limitada.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL:

El uso excesivo y prolongado de FUSABET® puede deprimir la función hipófisis-adrenal, causando insuficiencia suprarrenal secundaria. Los síntomas de hipercorticismo agudo son virtualmente reversibles. Se debe tratar el desequilibrio hidroelectrolítico si es necesario. En caso de toxicidad crónica se aconseja suspender lentamente el uso de FUSABET®

PRESENTACIONES:

Caja con tubo con 30, 45 y 60 g.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO:

Consérvese el tubo bien tapado a temperatura ambiente a no más de 30°C.

LEYENDAS DE PROTECCION:

No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. Literatura exclusiva para médicos.

LABORATORIO Y DIRECCION:
Hecho en México por:
LABORATORIOS DERMATOLOGICOS DARIER, S.A. de C.V.
Av. de los 50 Metros No. 402
CIVAC
62500 Jiutepec, Morelos
® Marca registrada

NUMERO DE REGISTRO Y CLAVE IPPA:
Reg. Núm. 036M2006, S.S.A. IV
BEAR-05330060103106/R2006/IPPA