DIBUTASONA


GRAGEAS CON CAPA ENTÉRICA

DIBA, S.A., LABORATORIOS

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN
INDICACIONES TERAPÉUTICAS
CONTRAINDICACIONES
REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS
PRESENTACIONES


FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN

Cada gragea con capa entérica contiene:

Dexametasona ............. 0.5 mg

Fenilbutazona .............. 100 mg

Excipiente, cbp ............ 1 gragea


INDICACIONES TERAPÉUTICAS

DIBUTASONA está indicada en el tratamiento de padecimientos musculoesqueléticos reumáticos agudos, crónicos y degenerativos que cursan con inflamación, dolor y discapacidad funcional. Algunas de las principales indicaciones terapéuticas de DIBUTASONA son en el tratamiento a corto plazo de padecimientos reumáticos dolorosos agudos o en la agudización de enfermedades musculoesqueléticas crónicas como en los casos de artritis gotosa aguda, artritis reumatoide, espondilitis anquilosante, osteoartritis, bursitis y tenosinovitis. También resulta eficaz para la resolución del proceso inflamatorio en traumatismos.


CONTRAINDICACIONES


DIBUTASONA no debe emplearse en pacientes con enfermedad gastrointestinal como; gastritis, úlcera gástrica o duodenal, sangrado de tubo digestivo activo o reciente. El fármaco no será indicado en enfermedad renal, cardiaca, tiroidea, hematopoyética, disfunción hepática o en pacientes bajo terapeuta anticoagulante. No se administrará cuando exista hipersensibilidad a los componentes de la fórmula. El fármaco está contraindicado en sujetos con hipertensión arterial. Los efectos tóxicos de la fenilbutazona son más intensos en ancianos y por ello no conviene utilizarla en tales pacientes; no es conveniente su administración en niños menores de 14 años de edad. Debido al efecto inmunosupresor de la dexametasona el uso de DIBUTASONA está contraindicado en Micosis Sistémicas, proceso infeccioso y concomitante con administración de vacunas de virus vivos.


REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS


Debido a su relativo potencial de toxicidad DIBUTASONA debe emplearse con cuidado, dentro de los límites de las dosificaciones recomendadas y no deberá ser preescrito durante periodos prolongados. En tratamientos cortos de 1 a 2 semanas raramente es problema la toxicidad de la dexametasona, fenilbutazona

Las reacciones tóxicas a la fenilbutazona incluyen: erupción cutánea, reacción de hipersensibilidad similar a la enfermedad del suero, eritema, prurito, retención de sodio, edema, náusea, vómito, estomatitis, ulceración péptica, discrasias sanguíneas y depresión protrombinica. Los efectos adversos más graves incluyen úlcera péptica o su reactivación con hemorragia o perforación, reacciones de hipersensibilidad como síndrome de Stevens-Johnson, estomatitis ulcerosa, hepatitis, nefritis, anemia aplásica, leucopenia, agranulocitosis y trombocitopenia. Se han reportado muertes en especial por anemia aplásica y agranulocitosis. Se debe interrumpir inmediatamente el uso del fármaco si aparece fiebre, faringitis u otras lesiones de la boca, erupciones cutáneas, prurito, ictericia, incremento de peso o melena.

En cuanto a la dexametasona se ha observado que con su uso prolongado la frecuencia y gravedad de la osteoporosis de la enfermedad reumática aumenta, lo mismo que las fracturas por compresión de los cuerpos vertebrales y la osteonecrosis avascular que afecta a la cabeza del fémur. El uso de dexametasona puede disminuir la resistencia a las infecciones adquiridas o reactivadas. El uso terapéutico de dexametasona puede originar dos clases de efectos tóxicos: los que sobrevienen por supresión del tratamiento esteroide y los que aparecen por uso continuo y prolongado.

La reacción adversa más frecuente de la supresión de esteroides es un agravamiento de la enfermedad fundamental, la complicación más grave es la insuficiencia suprarrenal aguda que depende de la supresión demasiado rápida luego de tratamiento prolongado lo que suprime al eje hipotalámico-hipofisiario-suprarrenal. Las complicaciones que sobrevienen por uso continuo de esteroides a dosis suprafisiológicas incluyen: anormalidades de líquidos y electrolitos, hipertensión, hiperglucemia, incremento de la sensibilidad a infección, osteoporosis, miopatía, alteraciones conductuales, cataratas, interrupción del crecimiento, redistribución de grasa, estrías, equimosis, acné e hirsutismo y posible riesgo aumentado de úlceras pépticas.


PRESENTACIONES


Caja con 30 grageas con capa entérica.