NIMOTOP

NIMOTOP TABLETAS:

Tratamiento del síndrome de deterioro intelectual

BAYER

NIMOTOP Forma Farmacéutica y Formulación:

Tableta

Cada tableta contiene:

Nimodipino ............... 30 mg

Excipiente cbp ........... 1 tableta

NIMOTOP Indicaciones Terapéuticas:

  • Prevención y tratamiento del Síndrome de Deterioro Intelectual (demencia degenerativa primaria y vascular).
  • Control del vértigo de origen periférico: laberintopatías de diversas etiologías (enfermedad de Ménierè, hidrops endolinfático, enfermedad vestibular no compensada, etc.); vértigo por síndrome de insuficiencia vertebrobasilar y asociado a trastornos del equilibrio en el adulto mayor.
  • Auxiliar en el tratamiento del acúfeno.
  • Terapia secuencial (posterior a la administración IV de NIMOTOP® en la profilaxis y el tratamiento de los déficit neurológicos isquémicos consecutivos al espasmo arterial cerebral por hemorragia subaracnoidea de etiología aneurismática. Prevención y tratamiento de déficits neurológicos isquémicos (alteración de la función cerebral de adultos mayores, AFCAM), incluyendo los relacionados con vasoespasmo cerebral (hemorragia subaracnoidea aneurismática aguda, HSAa)

NIMOTOP Presentaciones:

Caja con 30, 60 ó 90 tabletas.

NIMOTOP Dosis y vía de administración: 

Vía Administración: Durante la administración de NIMOTOP® con inhibidores o inductores de CYP 3A4 puede ser necesario un ajuste de dosis (ver Interacciones medicamentosas y de otro género).

En general las tabletas deben ser deglutidas enteras con un poco de líquido, independientemente de los alimentos. Se debe evitar la ingesta de jugo de toronja (ver ¨Interacciones medicamentosas y de otro género¨).

El intervalo entre dosis individuales no debe ser menor de cuatro horas.

Dosis:

Tratamiento de déficits neurológicos de origen isquémico (AFCAM): La dosis diaria recomendada es 1 tableta de Nimotop® tres veces al día (3 X 30 mg de nimodipino).

Control del vértigo de origen periférico: La dosis diaria recomendada es 1 tableta de 30 mg tres veces al día.

Profilaxis y tratamiento de los déficits neurológicos de origen isquémico consecutivos al vasoespasmo cerebral por hemorragia subaracnoidea aguda (HSAa). Una vez que el tratamiento parenteral ha concluido, se recomienda continuar el tratamiento con nimodipino administrado por vía oral durante aproximadamente 7 días con 2 tabletas de NIMOTOP® cada 4 horas (60 mg de nimodipino - seis veces al día, a intervalos de cuatro horas).

En pacientes que desarrollen reacciones adversas durante el tratamiento, se debe reducir la dosis tanto como sea necesario o descontinuar el tratamiento.

Pacientes con insuficiencia hepática: Las alteraciones severas  de la función hepática, particularmente cirrosis hepática, pueden provocar un aumento de la biodisponibilidad de nimodipino debido a la disminución del efecto de primer paso y de la depuración metabólica. Las reacciones adversas y secundarias, p. ej.  la disminución de la presión arterial, podría ser más pronunciada en estos pacientes.

En estos casos, la dosis debe ser reducida, o de ser necesario, se deberá considerar la descontinuación del tratamiento.

Pacientes con insuficiencia renal: En pacientes con insuficiencia renal severa (tasa de filtración glomerular <20 mL/min) el tratamiento debe ser evaluado cuidadosamente y se debe hacer una revisión periódica.

NIMOTOP® no debe administrarse en casos de hipersensibilidad a nimodipino o a cualquiera de los excipientes.

El uso concomitante de nimodipino con rifampicina está contraindicado dado que la eficacia de nimodipino puede verse significativamente reducida (ver “Interacciones medicamentosas y de otro género”).

La administración concomitante de nimodipino en forma oral con fármacos antiepilépticos como fenobarbital, fenitoína o carbamazepina está  contraindicada dado que la eficacia de nimodipino puede verse significativamente reducida (ver “Interacciones medicamentosas y de otro género”).

Tratamiento de déficits neurológicos Isquémicos (además de AFCAM): Alteraciones severas de la función hepática, particularmente cirrosis hepática, pueden provocar un aumento de la biodisponibilidad de nimodipino debido a la disminución del efecto de primer paso y de la depuración metabólica.

Por tal motivo NIMOTOP®  no debe ser administrado para el tratamiento de déficits neurológicos isquémicos en pacientes con función hepática   severamente alterada (p. ej. cirrosis hepática).

Las reacciones adversas al medicamento (RAM) basadas en los estudios clínicos con nimodipino en el tratamiento de la Hemorragia subaracnoidea de origen aneurismático, clasificadas por categorías de frecuencia CIOMS lll (estudios controlados con placebo: nimodipino N= 703; placebo N= 692;  estudios no controlados: nimodipino N= 2,496; status: 31 de agosto de 2005) se exponen a continuación. Las frecuencias de las RAM reportadas con nimodipino para HSAa y AFCAM se resumen en la tabla siguiente. Las reacciones adversas se presentan en orden decreciente de gravedad dentro    de cada intervalo de frecuencia.

Las frecuencias se definen como: muy frecuentes (≥ 1/10), frecuentes (≥1/100 a <1/10), poco frecuentes (≥ 1/1 000 a <1/100), raras (≥ 1/10 000 a < 1/1 000),  muy raras (< 1/10 000).

Clasificación por órganos
y sistemas (MedDRA)

Poco frecuentes

Raras

Trastornos de la sangre y del sistema linfático

Trombocitopenia

Trastornos del sistema inmunológico

Reacción alérgica
Exantema

Trastornos del sistema nervioso

Cefalea

Trastornos cardiacos

Taquicardia

Bradicardia

Trastornos vasculares

Hipotensión
Vasodilatación

Trastornos gastrointestinales

Náusea

Íleo

Trastornos hepatobiliares

Aumento transitorio de las enizmas hepáticas

Las reacciones adversas al medicamento (RAM) basadas en los estudios clínicos con nimodipino en la indicación AFCAM clasificadas por categorías de frecuencia CIOMS lll (estudios controlados con placebo: nimodipino N= 1 594; placebo N= 1 558; estudios no controlados: nimodipino N= 8 049; estado: 20 de octubre de 2005) y reportes de post-comercialización (estado: Octubre de 2005). Las RAM de la columna “frecuentes” se observaron con una frecuencia menor a 2%.

Las frecuencias de las RAM reportadas con nimodipino se resumen en la tabla siguiente. Las reacciones adversas se presentan en orden decreciente de gravedad dentro de cada intervalo de frecuencia.

Las frecuencias se definen como: frecuentes (≥1/100 a <1/10), poco frecuentes (≥ 1/1 000 a <1/100), raras (≥ 1/10 000 a < 1/1 000), muy raras (< 1/10 000).

Clasificación por órganos
y sistemas (MedDRA)

Frecuentes

Poco frecuentes

Trastornos del sistema inmunológico

Reacción alérgica
Exantema

Trastornos del sistema nervioso

Cefalea
Vértigo
Mareo
Hipercinesia
Temblor

Trastornos cardiacos

Palpitaciones
Taquicardia

Trastornos vasculares

Hipotensión
Vasodilatación

Síncope
Edema

Trastornos gastrointestinales

Estreñimiento
Diarrea
Flatulencia

Embarazo: No se dispone de estudios adecuados o bien controlados en mujeres embarazadas. Por lo tanto, si se ha de administrar nimodipino durante el embarazo, se deberá valorar cuidadosamente el riesgo-beneficio de acuerdo con la gravedad del cuadro clínico.

Lactancia: Se ha demostrado que nimodipino y sus metabolitos se excretan en la leche materna en concentraciones del mismo orden o magnitud  a la correspondiente concentración plasmática materna. Las mujeres en periodo de lactancia no deben amamantar a sus hijos mientras toman este medicamento.

Medicamentos que afectan a nimodipino: Nimodipino se metaboliza a través de la isoenzima 3A4 del citocromo 450, localizada en la mucosa intestinal y en el hígado. Los fármacos que son conocidos tanto por inhibir como por inducir este sistema enzimático pueden alterar el efecto de primer paso o la depuración de nimodipino.

Deben ser tomados en consideración tanto el grado como la duración de las interacciones cuando se administra nimodipino junto con los siguientes fármacos:

Rifampicina: De la experiencia con otros calcioantagonistas se puede inferir que la rifampicina acelere el metabolismo de nimodipino debido a la inducción enzimática. Debido a esto, la eficacia de nimodipino puede verse significativamente reducida si se administra de manera concomitante con rifampicina. Por lo tanto, el uso de nimodipino, en combinación con rifampicina, está contraindicado (ver "Contraindicaciones").

Antiepilépticos inductores de la isoenzima 3A4 del citocromo 450, como fenobarbital, fenitoína o carbamazepina: La administración crónica previa de antiepilépticos como fenobarbital, fenitoína o carbamazepina, reducen notablemente la biodisponibilidad del nimodipino administrado por vía oral. Por lo tanto, el uso concomitante de nimodipino administrado por vía oral y estos antiepilépticos está contraindicado (ver "Contraindicaciones").

Durante  la coadministración de NIMOTOP® con los siguientes fármacos  inhibidores de la isoenzima 3A4 del citocromo P450, se debe monitorear la presión arterial y, si es necesario, se deberá considerar una adaptación en la dosis de nimodipino (ver "Dosis y vía de administración").

Antibióticos macrólidos (p. ej. eritromicina): No se han llevado a cabo estudios de interacción entre nimodipino y antibióticos macrólidos. Algunos antibióticos macrólidos  son conocidos por inhibir la isoenzima 3A4 del citocromo P450 y actualmente el potencial para esta interacción no puede ser excluida. Por lo tanto, los antibióticos macrólidos no deben ser administrados en combinación  con nimodipino (ver "Precauciones generales").

Aunque la azitromicina  está estructuralmente relacionada con los antibióticos macrólidos no inhibe la CYP3A4.

Inhibidores de proteasa del VIH (p. ej. ritonavir): No se han realizado estudios clínicos  para evaluar la interacción potencial entre el nimodipino y los inhibidores de proteasa anti-VIH. Los fármacos pertenecientes a esta clase han sido reportados como potentes inhibidores del la isoenzima 3A4 del citocromo P450. Por lo tanto,  no se puede excluir un incremento marcado y clínicamente relevante de las concentraciones plasmáticas de nimodipino por la coadministración con estos inhibidores de la proteasa (ver "Precauciones generales").

Antimicóticos azólicos (p. ej. ketoconazol): No se han realizado estudios clínicos para evaluar la potencial interacción medicamentosa entre nimodipino y ketoconazol. Se sabe que los anitmicóticos azólicos inhiben la isoenzima 3A4 del citocromo P450 y se han reportado varias interacciones para otros calcioantagonistas dihidropiridínicos. Por lo tanto, cuando se administran con nimodipino en forma oral, no se puede excluir un incremento sustancial en la biodisponibilidad sistémica del nimodipino debido la disminución del efecto de primer paso (ver "Precauciones generales").

Nefazodona: No se han llevado a cabo estudios clínicos para evaluar la interacción potencial entre nimodipino y nefadozona. Se sabe que este fármaco antidepresivo es un inhibidor potente de la isoenzima 3A4 del citocromo P450. Por lo tanto, no debe excluirse el potencial de un incremento en las concentraciones plasmáticas de nimodipino por la coadministración con  nefazodona (ver "Precauciones generales").

Fluoxetina: La administración concomitante en estado estacionario de nimodipino y el antidepresivo fluoxetina elevó las concentraciones plasmáticas de nimodipino un 50%. La exposición a fluoxetina se redujo notablemente, mientras que su metabolito activo norfluoxetina no fue afectado (ver "Precauciones generales"). 

Quinupristina/Dalfopristina: Basado en la experiencia con el calcioantagonista nifedipino, la coadministración de quinupristina/dalfopristina puede incrementar las concentraciones plasmáticas de nimodipino (ver "Precauciones generales").

Cimetidina: La administración simultánea de antagonistas H2 cimetidina puede incrementar la concentración plasmática de nimodipino (ver "Precauciones generales").

Ácido valpróico: La administración simultanea del anticonvulsivante ácido valpróico puede incrementar la concentración plasmática de nimodipino (ver "Precauciones generales").

Interacciones adicionales:

Nortriptilina: La administración concomitante en estado estacionario de nimodipino y nortriptilina provoca una ligera disminución en la exposición de nimodipino sin influir en la concentración plasmática de nortriptilina.

Efecto de nimodipino con otros fármacos:

Fármacos antihipertensivos: Nimodipino puede aumentar el efecto de reducción de la presión arterial de los antihipertensivos administrados concomitantemente como:

  • diuréticos
  • β-bloqueadores
  • inhibidores de la ECA
  • agonistas A1
  • otros calcio-antagonistas
  • agentes bloqueadores α-adrenérgicos
  • inhibidores de la PDE-5
  • α-metildopa

Sin embargo, si una combinación de este tipo es indispensable se requiere de un  monitoreo particularmente cuidadoso de la presión arterial del paciente.

Zidovudina: En un  estudio en monos  donde se administró de manera simultánea el fármaco anti-VIH zidovudina I.V. y un bolo de nimodipino I.V., hubo un incremento del ABC de la zidovudina mientras que el volumen de distribución y depuración disminuyeron significativamente.

Interacción con los alimentos

Jugo de toronja: El jugo de toronja inhibe la isoenzima 3A4 del citocromo P450. La  administración de calcio-antagonistas dihidropiridínicos junto con jugo de    toronja resulta en concentraciones plasmáticas elevadas y efecto prolongado de nimodipino debido a la disminución en el efecto de primer paso o de la depuración.

Como consecuencia el efecto hipotensor puede incrementarse. Después de la ingesta de jugo de toronja este efecto puede durar al menos 4 días después de la última ingesta.

La ingesta de toronja/ jugo de toronja debe evitarse mientras se administre nimodipino (ver "Dosis y vía de administración").

Farmacodinamia: Nimodipino tiene una marcada selectividad de acción en algunas regiones cerebrales. Sus propiedades terapéuticas están relacionadas con su capacidad para inhibir la contracción de las células del músculo liso inducida por iones de calcio.

Nimodipino protege las neuronas y estabiliza su función; favorece el flujo sanguíneo cerebral e incrementa la tolerancia a la isquemia  mediante interacciones con los receptores neuronales y cerebrovasculares asociados a los canales de calcio.

Algunos estudios han demostrado que nimodipino no provoca fenómenos de secuestro.

Se ha demostrado clínicamente que nimodipino mejora trastornos de la memoria y mejora la concentración  en pacientes con alteración de la función cerebral.

También son influenciados de manera favorable otros síntomas característicos como lo demuestran la evaluación de la impresión global clínica, la evaluación de trastornos individuales, la observación del comportamiento y las pruebas psicométricas.

Farmacocinética:

Absorción: El principio activo, nimodipino, administrado por vía oral se absorbe prácticamente por completo. La concentración plasmática máxima  y el área  bajo la curva  aumenta de manera proporcional con la dosis, hasta la dosis más alta estudiada (90 mg).

Se calcula que el volumen de distribución (Vss, modelo bicompartimental) para la administración IV es de 0.9 – 1.6 L/ Kg peso corporal. La depuración (sistémica) total es de 0,6 – 1,9 L/ h/ Kg.

Distribución y unión a proteínas: Nimodipino se une a proteínas plasmáticas en un 97–99 %. 

Metabolismo, eliminación y excreción: Nimodipino se elimina por vía metabólica a través de la isoenzima 3A4 del citocromo  P450.

Biodisponibilidad: La biodisponibilidad absoluta es de 5–15% debido al amplio metabolismo de primer paso  (aproximadamente 85-95%).

Hemorragia subaracnoidea de etiología aneurismática: Puede presentarse excepcionalmente trombocitopenia. Adicionalmente puede presentarse incremento transitorio de las enzimas hepáticas incluyendo incremento en transaminasas, fosfatasa alcalina y GGT.

Síntomas de intoxicación: Los síntomas que pueden aparecer después de una sobredosis son disminución marcada de la presión arterial, taquicardia o bradicardia, malestar gastrointestinal y náusea. 

Tratamiento de la intoxicación: En caso de sobredosis aguda, se debe suspender inmediatamente el tratamiento con NIMOTOP®. Las medidas de seguridad deben ser orientadas  por los síntomas. Se debe considerar como medida terapéutica urgente el lavado gástrico y la administración de carbón activado. Si existe hipotensión severa, se debe administrar dopamina o noradrenalina por vía intravenosa. En virtud de que no se conoce un antídoto específico, el tratamiento subsiguiente para otros efectos secundarios deberá dirigirse por los síntomas predominantes de la intoxicación.

Consérvese a temperatura ambiente a no más de  30° C y en un lugar seco.

Su venta requiere receta médica.

No se deje al alcance de los niños.

Literatura exclusiva para médicos.

Hecho en Alemania por:
Bayer Pharma AG
Kaiser-Wilhelm-Allee
51368 Leverkusen, Alemania.
Distribuidor por:
Bayer de México, S.A. de C.V.
Carr. México-Toluca Km 52.5,
C.P. 52000, Lerma, México.

Reg. Núm. 122M88, SSA IV
123300415A0427/IPPA

Tratamiento de déficits neurológicos isquémicos (AFCAM): En pacientes adultos mayores, con patologías múltiples (comorbilidades), o en presencia de insuficiencia renal severa (filtración glomerular < 20 mL/min) y en aquellos con alteraciones severas de la función cardiovascular, el tratamiento con nimodipino debe ser evaluado cuidadosamente y estos pacientes deben ser vigilados con monitoreo constante.

Profilaxis y tratamiento de déficits neurológicos isquémicos consecutivos al vasoespasmo cerebral por  hemorragia subaracnoidea (HSA). Aunque el tratamiento con nimodipino no ha mostrado estar asociado con un incremento de la presión intracraneal, se recomienda en estos casos realizar monitoreo continuo, de la misma forma cuando aumenta la concentración del liquido en el tejido cerebral (edema cerebral generalizado).

HSAa y AFCAM: Se debe tener precaución en pacientes con hipotensión (presión arterial sistólica < 100 mm Hg).

En pacientes con angina estable o dentro de las primeras cuatro semanas después de un infarto agudo de miocardio, el médico deberá considerar el  riesgo potencial, (p. ej., reducción de la perfusión arterial coronaria e isquemia de miocardio) frente al beneficio (mejoría de la perfusión cerebral).

Nimodipino es metabolizado vía citocromo P450 isoenzima 3A4. Los fármacos que son conocidos tanto por inhibir como por inducir este sistema enzimático, pueden por lo tanto alterar el efecto de primer paso o la depuración de nimodipino (ver "Interacciones medicamentosas y de otro género").

Los fármacos que son conocidos inhibidores del citocromo P450 isoenzima 3A4 y que por lo tanto pueden provocar incremento de la concentración plasmática de nimodipino son:

  • antibióticos macrólidos (p. ej. eritromicina)
  • inhibidores de la proteasa anti-VIH (p. ej. ritonavir)
  • antimicóticos azolicos (p. ej. ketoconazol)
  • los antidepresivos nefazodona y fluoxetina
  • quinupristina/ dalfopristina
  • cimetidina
  • ácido valpróico

En caso de administrarse nimodipino en forma concomitante con estos fármacos, se deberá vigilar la presión arterial y, si es necesario, se deberá considerar la reducción en la dosis de nimodipino.

La información preclínica no ha revelado riesgo especial para humanos basado en estudios convencionales de toxicidad de dosis únicas y repetidas, genotoxicidad, carcinogenicidad y fertilidad en hombres y mujeres. En ratas gestantes, dosis de 30 mg/kg/día y superiores, inhibieron el crecimiento fetal y ocasionaron disminución de los pesos fetales. Las dosis de 100 mg/kg/día ocasionaron embrioletalidad. No se observaron signos de teratogenicidad. En conejos tratados con dosis de hasta 10 mg/kg/día no ocurrió embriotoxicidad ni teratogenicidad. En un estudio peri-posanatal realizado en ratas, se observó mortalidad y retardo en el desarrollo físico con dosis de 10 mg/ kg/ día y superiores. Lo encontrado no fue confirmado con estudios subsecuentes.

Fertilidad: En casos únicos de fertilización in vitro, los calcioantagonistas han sido asociados con cambios bioquímicos reversibles en la cabeza del espermatozoide, lo que puede ocasionar un deterioro de la función espermática.