Bebidas azucaradas y endulzadas pueden afectar la función cognitiva

Estás aquí

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

La epidemia mundial de demencia alcanzó una prevalencia de 46.8 millones en 2015, y las proyecciones estiman los 131.5 millones para 2050.

Cambio de enfoque

Como consecuencia, se ha producido un cambio de enfoque con respecto a la investigación en demencia: de la pasividad y la aceptación de una enfermedad implacable a la búsqueda activa de medidas preventivas.

La identificación de la prevención de la demencia como una prioridad de salud pública ha brindado la posibilidad de retrasar la aparición de deterioro cognitivo al alcance.

Hasta ahora, siete factores de riesgo modificables han mostrado asociaciones consistentes con demencia o enfermedad de Alzheimer (EA): diabetes, hipertensión de la mediana edad, obesidad de la mediana edad, inactividad física, depresión, tabaquismo y bajo nivel educativo.

Bebidas endulzadas y función cognitiva

Se evaluó longitudinalmente la asociación entre el consumo de bebidas endulzadas con azúcar o bebidas endulzadas artificialmente y la función cognitiva.

Se analizó una submuestra de la cohorte de graduados universitarios de más de 55 años de la Universidad de Navarra (SUN) con la Entrevista telefónica en español para el estado cognitivo (STICS-m) en dos momentos, separados por 6 años.

El consumo de bebidas endulzadas con azúcar y bebidas endulzadas artificialmente se evaluó mediante un cuestionario de frecuencia de alimentos validado. Se ajustaron modelos de regresión lineal, ajustando los posibles factores de confusión, incluidas las variables cardiometabólicas, con el cambio en la puntuación STICS-m en el año 6 como variable dependiente.

Se observó una asociación significativa entre el consumo de bebidas endulzadas con azúcar y los cambios en la función cognitiva medidos por STICS-m en la muestra total, con un cambio de -0.43 (IC del 95%: -0.85, -0.02, p = 0.04) en aquellos que consumieron >1 bebida/mes en comparación con nunca/rara vez.

La asociación no fue significativa para el consumo de bebidas endulzadas artificialmente, pero las estimaciones puntuales mostraron valores negativos, lo que sugiere una disminución de la cognición.

Conclusiones

Solo el consumo de bebidas endulzadas con azúcar, pero no de bebidas endulzadas artificialmente, se asoció significativamente con una disminución de la función cognitiva después de 6 años. Se necesitan más estudios longitudinales para explorar la relación entre estas bebidas y la función cognitiva y los mecanismos potenciales a través de los cuales podrían ser perjudiciales.

En este estudio, el consumo de más de 1 bebida endulzada con azúcar por mes en comparación con los que nunca o rara vez se consumieron, se asoció significativamente con los cambios negativos en las puntuaciones de las pruebas cognitivas durante un seguimiento de 6 años.

El consumo de bebidas endulzadas artificialmente no se asoció significativamente, pero los coeficientes de regresión fueron negativos, lo que indica una posible relación inversa.

Si deseas lee el artículo completo, da clic aquí.