Crecimiento y respiración bucal

Estás aquí

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

La respiración bucal es un problema que se presenta como resultado de una adaptación patológica, frecuentemente por presencia de obstrucción nasal y/o faríngea.

Condiciones de obstrucción nasal

Al nacer, la respiración nasal es una condición obligatoria debido a la alta posición de la laringe en comparación con la cavidad oral, lo cual permite que el recién nacido sea amamantado y respire. La alta ubicación de la epiglotis, en este caso, dificulta la entrada de aire a las vías respiratorias inferiores cuando el flujo proviene de la boca, lo cual causa intenso malestar respiratorio en presencia de obstrucción nasal bilateral.

En condiciones de obstrucción nasal crónica, se puede observar un subdesarrollo de los procesos palatinos del maxilar, lo que lleva a la aparición de paladar duro de arco alto. Además, la respiración por la boca requiere varias adaptaciones musculares y posturales para adaptarse a una nueva forma de respirar, masticar e incluso tragar alimentos.

La reducción de la mandíbula, la musculatura de los labios hipotónica y los cambios en las fases de la deglución son hallazgos comunes en estos niños y, si no se identifican y se tratan de manera temprana, pueden volverse irreversibles.

Consecuencias de la obstrucción nasal

La respiración bucal concomitante con la obstrucción nasal puede predisponer al colapso de las vías respiratorias y, en consecuencia, a los trastornos respiratorios del sueño.

La hipertrofia de las amígdalas palatinas y/o faríngeas, ya sea asociada con la rinitis alérgica, así como la rinitis alérgica mal controlada, son las principales causas de la respiración bucal en los niños.

Los trastornos respiratorios del sueño son frecuentes entre estos pacientes. Varios estudios asocian la respiración bucal con un crecimiento reducido, así como con una liberación reducida de la hormona de crecimiento, que se restablecen después de un tratamiento eficaz de la respiración bucal (clínica y/o quirúrgica).

Debido a las condiciones anatómicas, se prefiere la respiración nasal y la mitad de los niños tienen hipoxemias significativas si la nariz está congestionada.

La respiración por la boca puede tener consecuencias dramáticas, incluido el retraso del crecimiento, destacando la importancia del reconocimiento temprano de este problema de salud que debe diagnosticarse y controlarse adecuadamente mediante un enfoque clínico o, incluso, quirúrgico.

Posibles causas

La evidencia indica una reducción en la liberación de GH hipofisaria en individuos con obstrucción de las vías respiratorias. Aunque las causas del retraso de crecimiento no se entienden completamente, algunas de las posibles explicaciones incluyen bajos niveles nocturnos de GH, falta de apetito y disfagia resultado del bajo consumo de calorías, hipoxemia y acidosis nocturna, así como aumento del consumo de energía después de un mayor trabajo respiratorio. La extirpación quirúrgica de las amígdalas palatinas y faríngeas ha demostrado una reanudación del crecimiento en estos niños, lo mismo con el control de la rinitis alérgica.

Si deseas leer el artículo completo, da clic aquí.