Efecto de la frecuencia de aplicación de estrógenos locales sobre el grosor endometrial en mujeres posmenopáusicas

Estás aquí

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

El climaterio es el periodo que antecede y sigue al cese de la menstruación, en el cual se presentan alteraciones bioquímicas y clínicas ocasionadas por la disminución de las funciones ováricas en la producción hormonal y de gametos.

Proliferación endometrial

El epitelio vaginal se compone de varias capas de células, las cuales se modifican por la deficiencia de estrógenos. Es posible valorar el grado de estrogenización del epitelio vaginal por medio del índice de maduración, ya que en la posmenopausia temprana predominan las células intermedias y, en la tardía, las células parabasales.

La terapia iatrogénica local mejora las condiciones de atrofia y sequedad vaginal, al incrementar el porcentaje de células superficiales.

En el endometrio, el uso de estrógenos aumenta la actividad mitótica desencadenando proliferación.

El endometrio posmenopáusico, expuesto al estrógeno sin oposición, debe ser vigilado estrechamente, lo que es posible con la medición ultrasonográfica de su grosor.

Análisis

En diversos estudios, donde se comparó la ecografía transvaginal con biopsia endometrial para la detección de patología endometrial, encontraron que el ultrasonido tiene valor predictivo negativo de 99%, sensibilidad de 90%, especificidad de 48% y valor predictivo positivo de 9% para la detección de anormalidad.

Se estudiaron 70 mujeres posmenopáusicas con sequedad vaginal que recibieron crema de estrógeno conjugada durante 12 semanas. Las mujeres se dividieron según la frecuencia de aplicación de la siguiente manera: grupo 1, dos veces por semana y grupo 2, tres veces por semana.

Al inicio y al final del tratamiento, se examinó la citología vaginal para determinar el valor estrogénico y se realizó una ecografía endovaginal para medir el grosor del endometrio.

De las 70 mujeres reclutadas, solo se estudiaron 38, 19 en cada grupo, emparejadas por el valor estrogénico de referencia.

Evaluación del grosor del endometrio

No se encontraron diferencias entre los grupos, ni al inicio ni después del tratamiento, en el índice de maduración, valor estrogénico o grosor del endometrio.

En este estudio, tanto la aplicación dos veces como tres veces por semana, condicionó un incremento en el valor estrogénico, lo cual indica que ambas dosis son suficientes para mejorar el trofismo vaginal.

El endometrio prolifera con la aplicación de estrógenos, pero en el estudio no se encontraron diferencias entre los grupos en cuanto al grosor endometrial, por tanto inducen los mismos cambios.

En un estudio de revisión se reportó que la administración vaginal de estrógenos provoca incremento no significativo del grosor endometrial; sin embargo, en el análisis de cada grupo se encontró que solo en el grupo con aplicación dos veces por semana el incremento fue significativo (22.7%), mientras que en el grupo con aplicación tres veces por semana fue 9%, para lo cual no tenemos explicación. Cabe mencionar que el grosor estuvo dentro del “rango de seguridad”.

Es posible concluir que ambas frecuencias de aplicación condicionan mejoría en el ámbito vaginal sin mayor compromiso del endometrio.

Si deseas leer el artículo completo, da clic aquí.