Factores de riesgo para asma no controlada en adultos

Estás aquí

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

El asma es una enfermedad crónica y común que afecta a niños y adultos en todo el mundo, con una prevalencia variable que alcanza 44%.

Mal control del asma

La calidad de vida de los pacientes asmáticos mal controlados es deficiente, ya que constantemente visitan a su médico, acuden a los servicios de urgencias, presentan ausentismo laboral o escolar, tiene limitaciones para realizar sus actividades diarias normales y, además, tienen problemas para descansar por las noches.

La Global Initiative for Asthma (GINA) recomienda clasificar a los pacientes con asma según el grado de control de la enfermedad en tres categorías: controlado, parcialmente controlado y no controlado, así como con varios criterios: signos y síntomas diurnos y nocturnos, dificultades para realizar las actividades diarias, necesidad de utilizar medicamentos de rescate, exacerbaciones y pruebas funcionales respiratorias, la medición del flujo espiratorio pico (FEP), flujometría y del volumen espiratorio forzado en el primer segundo (VEF1) mediante espirometría.

Entre los principales factores del mal control del asma están el uso de esteroides orales, comorbilidades crónicas, alteración de base en las pruebas funcionales, asma severa al momento del diagnóstico, exposición a factores desencadenantes ambientales, infecciones y bajo nivel escolar.

Análisis

Se reclutaron adultos asmáticos que tenían gravedad al menos en el nivel persistente leve. 

Los niveles de control del asma se clasificaron como controlados, parcialmente controlados y no controlados según la guía de la Iniciativa Global para el Asma.

Los factores de riesgo se compararon entre los pacientes con grupos de asma controlados y parcialmente controlados/no controlados.

Se incluyeron 200 pacientes de entre 18 y 63 años. Hubo 100 pacientes en el grupo controlado y 100 pacientes en el grupo de asma parcialmente controlado y no controlado. 

Para la gravedad del asma, 35 pacientes fueron de persistencia leve, 14 pacientes en persistencia moderada y 97 pacientes en grupos persistentes graves. 

Dos comorbilidades presentaron asociación estadísticamente significativa; la dermatitis atópica fue un factor de riesgo, se presentó en 11 casos y 22 controles (11%), la ausencia de estrés fue un factor de protección y se identificó en 27 casos (13.5%) y 47 controles (23.5%).

Se analizaron varias condiciones ambientales sin que alguna representara un factor de riesgo, como el uso de aire acondicionado en el hogar o en el trabajo, la presencia de mascotas en el hogar y el uso de medidas antiácaros.

El tabaquismo actual y activo se identificó como factor de riesgo, el tabaquismo pasivo no demostró ser factor de riesgo.

Manifestaron no tener alfombras o peluches, 68 casos (34%) y 84 controles, lo cual indicó que es un factor protector.

Existen diferentes variables asociadas con el mal control del asma en la edad adulta. El conocimiento de estas puede ayudar a prevenir la aparición de exacerbaciones y mala calidad de vida en dicha población.

Si deseas leer el artículo completo, da clic aquí.