Interacciones entre duración y calidad del sueño como predictores conductuales de los adolescentes

Estás aquí

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

El sueño insuficiente y de mala calidad es muy frecuente en los adolescentes. Un grupo de investigadores ha documentado la relación entre la duración del sueño breve y los problemas de internalización y externalización en los jóvenes.

Duración y calidad del sueño como factores predictores

Las investigaciones sobre la influencia compartida de la duración y calidad del sueño como factores predictores de adaptación y mala adaptación en la adolescencia son escasas, y su consideración puede reforzar la comprensión de esta floreciente área de investigación.

En la literatura sobre el sueño en general hay una serie de estudios que han evaluado la influencia combinada de la duración y la calidad del sueño. Sin embargo, la gran mayoría de estas investigaciones han examinado la salud física (por ejemplo, hipertensión o glucosa en la sangre) en adultos.

Análisis

Este estudio utilizó un diseño transversal, los participantes procedían de pueblos pequeños y comunidades semirrurales en Alabama, la muestra consistió de 235 adolescentes ( edad M  = 15.78 años, SD = 9.60 meses) y fue diversa con respecto al género (54% mujeres), raza/etnia (32% negros/afroamericanos, 67% blancos) y estatus socioeconómico.

La duración del sueño (minutos reales de sueño) se examinó con actígrafos durante 1 semana.

Los adolescentes informaron sobre la calidad subjetiva del sueño, síntomas de internalización y conducta de externalización con medidas psicométricas.

Conclusiones

Los adolescentes con una corta duración del sueño junto con una mala calidad del sueño tuvieron los niveles más altos de síntomas de internalización y un comportamiento agresivo e incumplimiento de las reglas.

El estatus socioeconómico interactuó con la duración del sueño y la calidad del sueño para predecir el incumplimiento de las reglas, y se observó el mayor nivel de problemas en los adolescentes de hogares con estatus socioeconómico más bajos que tuvieron una corta duración del sueño acompañada de una mala calidad del mismo.

Sobre la base de la creciente literatura que destaca la importancia de la duración y la calidad del sueño para el ajuste de los adolescentes, examinamos las interacciones entre ambos parámetros del sueño como factores predictivos de la internalización de los síntomas y la externalización de problemas.

Este modelo de moderación aborda la cuestión de si los efectos de una variable del sueño en el ajuste de los adolescentes dependen de otro parámetro del sueño.

Los nuevos hallazgos de moderación muestran que no todos los jóvenes tienen el mismo riesgo de problemas de ajuste cuando su sueño es de corta duración o de mala calidad. Más bien, los efectos asociados con la duración del sueño dependen de la calidad del sueño y viceversa.

Estos hallazgos identifican el papel conjunto de la duración y la calidad del sueño como factores predictivos del ajuste socioemocional de los adolescentes y enfatizan la importancia de examinar múltiples parámetros del sueño simultáneamente hacia una mejor comprensión de la adaptación en la adolescencia.

Si deseas leer el artículo completo, da clic aquí.