Nivel de conocimiento sobre autoexploración mamaria en mujeres de 20 a 59 años de edad

Estás aquí

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

El cáncer de mama (CAM) ocupa el primer lugar en frecuencia con cerca de 1.38 millones de casos nuevos diagnosticados cada año en el mundo. Más de medio millón mueren cada año por esta enfermedad.

Importancia de la autoexploración

En México, CAM es uno de los desafíos más importantes para la salud de la mujer, por lo que es muy importante que cuenten con mucha información sobre la técnica correcta en autoexploración mamaria (AEM) para la detección precoz y así reducir los índices de mortalidad.

CAM puede aparecer en cualquier mujer, pero es importante recordar que es curable si se detecta tempranamente, por lo que informar a las mujeres es crucial. El pronóstico de las pacientes depende en gran medida del tamaño del tumor al diagnóstico, por lo que la AEM resulta un gran aliado en la detección temprana de esta enfermedad.

El tamizaje para la detección temprana (TDT) de CAM es el área de técnicas de protección más importante y benéfica, ya que se asocia con un decremento de la morbimortalidad de la enfermedad. La capacidad para identificar la diferencia entre mamas normales y anormales, el conocimiento de saber qué buscar y cuál es el tiempo apropiado para el TDT puede ayudar a detectar CAM precozmente.

Se ha establecido que el TDT constituye la mejor defensa contra la morbimortalidad de CAM y se recomienda la AEM como una de las prácticas de TDT de CAM (American Cancer Society y National Cancer Institute). Los métodos aceptados para TDT de CAM incluyen AEM y mastografía; sin embargo, esta última es más costosa y no es muy asequible, ya que necesita recursos financieros y de infraestructura sustanciales y su indicación precisa se restringe a mujeres mayores de 40 años.

La autoexploración mamaria ofrece a las mujeres la oportunidad de aprender lo que es normal para ellas en sus senos y así poder reconocer cualquier cambio anatómico.

Material y métodos

Se realizó un estudio transversal analítico; las mujeres fueron seleccionadas mediante un muestreo no probabilístico con el criterio de que compartieran características comunes; se preguntaron datos como edad, escolaridad, medios de información de AEM, frecuencia y momento del ciclo menstrual en el que se realizan la AEM o el motivo por el cual no se la realizan, así como una prueba visual ilustrada en la misma encuesta sobre los pasos correctos.

Resultados

Fueron encuestadas 89 mujeres. Al explorar el conocimiento de las técnicas de AEM se observó que, de las 89 mujeres encuestadas, solo 83.1% refirieron conocer la técnica. En cuanto a la técnica correcta de AEM con ayuda de la prueba visual se demostró que solo 65.2% de estas mujeres (n = 58) tienen una técnica adecuada de AEM. Las encuestadas refieren que han obtenido información sobre la AEM a través del personal de salud (70.8%).

En relación con la frecuencia con que estas mujeres practican la AEM, se observó que sólo 72 de ellas se la realizan (80.9%), de las cuales la mayoría la realiza mensualmente (36 mujeres; 40.4%). La mayoría de las encuestadas (61.8%) opina que CAM es menos frecuente en las mujeres que lactan, mientras que 26.97% afirma que CAM y la lactancia no se relacionan. Por su parte, 52.8% de las encuestadas mencionan que el motivo por el cual no se exploran es el olvido, seguido por desinterés, flojera e ignorancia en 25.8%, mientras que 17.98% no se exploran por el miedo.

Discusión

Está demostrado que una de las maneras más eficaces para reducir el costo de la atención de salud estriba en mantener sanos a los individuos, detectando las enfermedades en su etapa más temprana, de modo que un tratamiento oportuno evite la pérdida de años socialmente productivos y útiles. Para que los programas de detección del cáncer tengan el éxito deseado es indispensable que las mujeres conozcan la importancia del diagnóstico precoz de CAM y el impacto que este tiene en la curación y en la sobrevida a largo plazo.

Conclusiones

La mayoría de las mujeres tiene conocimientos de la AEM, pero no con la técnica correcta. No se demostró una asociación entre la práctica de AEM y el nivel de escolaridad de la mujer. La principal vía de aprendizaje fue a través del personal sanitario, pero aún es insuficiente. Se confirma que existe la necesidad de fortalecer los programas dirigidos a la mujer, principalmente de AEM.

 Si deseas leer el artículo completo, da clic aquí.https://www.elsevier.es/es-revista-revista-medicina-e-investigacion-353-pdf-S221431061600008X