Salud fetal y diagnóstico ultrasonográfico en infección perinatal por el virus zika

Estás aquí

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

La enfermedad por virus zika se define como presencia de al menos uno de los siguientes signos o síntomas: fiebre de inicio agudo, rash dérmico, artralgias, conjuntivitis y confirmación de laboratorio de la infección. En mujeres embarazadas la infección por virus zika ha demostrado estar asociada a la aparición de microcefalia y otros defectos congénitos, lo que ha obligó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a declarar la enfermedad como emergencia de salud pública de interés internacional.

El diagnóstico de laboratorio es bastante complicado por la poca especificidad de las pruebas inmunológicas frente a otros flavivirus y la estrecha ventana en la que se puede detectar el ARN viral en sangre y otros fluidos después de la aparición de los síntomas.

Síndrome congénito por virus zika

En la actualidad se acepta que existe causalidad entre la infección por zika durante el embarazo y la presencia de resultados perinatales adversos, como óbitos, microcefalia y otras anomalías cerebrales y oculares, entre otros.

La transmisión del virus al feto ha sido documentada en todos los trimestres de la gestación. El patrón de anomalías congénitas asociadas a la infección perinatal por zika, entre las que se incluyen microcefalia, ventriculomegalia, calcificaciones periventriculares e intraparenquimales, agenesia o disgenesia del cuerpo calloso, alteraciones del desarrollo cortical, atrofia cerebral, alteraciones del cerebelo y del tronco encefálico, anomalías oculares, artrogriposis, restricción de crecimiento intrauterino y óbitos fetales, se reconoce hoy como el síndrome congénito por zika.

Hallazgos ultrasonográfIcos: mucho más que solo microcefalia

Como ha sido documentado en varias series de casos, hay una variedad de anormalidades cerebrales en fetos expuestos a la infección intrauterina por zika, entre las que se cuentan anomalías en el tamaño ventricular, pérdida de volumen de la materia gris y blanca, alteraciones en el tronco cerebral y calcificaciones. Microcefalia es un término inespecífico que se refiere a la presencia de una circunferencia craneana menor de lo esperado para la edad, y hay muchas causas de microcefalia, siendo las más comunes las infecciones, por lo que un primer concepto a tener presente en la evaluación ecográfica de las gestantes con antecedente o sospecha de infección por VIRUS ZIKA es que no todos los casos de síndrome congénito por virus zika se van a acompañar de microcefalia, así como no todos los hallazgos de microcefalia son debidos a infección por virus zika.

El diagnóstico prenatal de microcefalia mediante ultrasonografía no es tan simple. En el periodo posnatal se define microcefalia al hallazgo de un perímetro cefálico < 3 desviaciones estándar (DE) por debajo de la media para la edad y sexo. Sin embargo, las connotaciones de un diagnóstico positivo de microcefalia en las etapas pre y posnatal no son necesariamente las mismas, ya que cualquier disminución en la biometría cefálica fetal debería ser investigada para descartar alguna patología subyacente del sistema nervioso central (SNC).

Más allá de la microcefalia, se ha descrito todo un espectro de lesiones cerebrales fetales asociadas a la infección congénita por virus zika, las cuales presentan un patrón común de atrofia cerebral y cambios relacionados a trastornos en la migración neuronal.

La determinación precisa de la edad gestacional (EG) es de importancia crítica en el manejo del embarazo desde el primer trimestre hasta el parto, y es particularmente necesaria para la evaluación adecuada del crecimiento fetal, en especial el crecimiento cefálico. Actualmente existe evidencia consistente que la determinación de la EG por ecografía es más precisa que la historia menstrual.

Ecografía en la atención y seguimiento de las gestantes con infección por virus zika

Los controles ecográficos de rutina son de máxima importancia para la detección de casos sospechosos y se debe establecer una evaluación sistemática para todas las gestantes en áreas de transmisión de la enfermedad.

La International Society of Ultrasound in Obstetrics and Gynecology (ISUOG) ha publicado una guía provisional para la evaluación ecográfica en la infección por virus zika en el embarazo donde recomienda una cuidadosa evaluación en toda gestante con: 1) historia de exposición a virus zika y síntomas, 2) serología positiva a flavivirus o infección probada por virus zika, o 3) exposición y/o síntomas, pero sin serología confirmatoria.

Neurosonografía fetal

Está ampliamente documentado que la neurosonografía fetal (NF) tiene mucho mayor potencial diagnóstico que el examen obstétrico de rutina por vía transabdominal y es particularmente útil en la evaluación de malformaciones complejas del sistema nervioso central, además constituye el estándar de referencia en la evaluación de la anatomía cerebral fetal y resulta indispensable para la confirmación y caracterización de las diversas lesiones producidas por virus zika en el sistema nerviso central.

Si deseas leer el artículo completo, da clic aquí: