Técnica innovadora en la administración de antibióticos en heridas infectadas

Estás aquí

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

La infección bacteriana en ortopedia y cirugía reconstructiva puede ser devastadora y está asociada con una morbilidad significativa y resultados funcionales deficientes.

La osteomielitis es un trastorno inflamatorio de los huesos causado por una infección que conduce a necrosis y destrucción del hueso.

La administración local de antibióticos es un método establecido para tratar heridas abiertas infectadas.

Nueva técnica

El hallazgo de este estudio observacional es utilizar los gránulos de vitamina D3 como vehículo para administrar el antibiótico localmente en la herida abierta e infectada para ayudar a erradicar la infección, ayudar en la curación y el crecimiento de los tejidos, promover la densidad mineral ósea y evitar la aparición de bacterias resistentes.

Los pacientes con heridas musculoesqueléticas infectadas en diversas afecciones, como diabetes mellitus, estados inmunocomprometidos, implantes postquirúrgicos infectados y osteomielitis postoperatoria, fueron tratados con éxito mediante el método local de administración de antibióticos utilizando vitamina D3 como vehículo impregnado con un antibiótico (tobramicina o una combinación de tobramicina y vancomicina).

Las observaciones se realizaron sobre 25 pacientes que tenían heridas abiertas e infectadas donde la descarga de pus había continuado durante más de un mes, y en 2 casos, la descarga de pus había continuado durante más de un año.

La evaluación clínica del paciente se realizó mediante la inspección de la herida y se observaron signos habituales de infección como eritema, enrojecimiento, celulitis y secreción de pus.

Se realizaron pruebas de parámetros de laboratorio de rutina, como recuento total de leucocitos, VSG y PCR.

Durante el tratamiento no se administró antibiótico oral o antibiótico intravenoso al paciente, excepto a aquellos pacientes que tenían una infección sistémica con septicemia con hemocultivos positivos.

Los gránulos de vitamina D3 (sobre de Cadila 1 g) se mezclaron con 20 a 80 mg de forma inyectable de tobramicina. La cantidad de tobramicina varía según el tamaño de la herida y gravedad de la infección.

La herida con un tamaño aproximado de 3.5 cm por 3.5 cm con signos francos de infección y descarga de pus se trató con una combinación de gránulos de vitamina D3 mezclados con tobramicina (40 mg) y vancomicina (10 mg).

Se realizaron seguimientos en 4 a 5 días en los que se evaluó la herida y se insertaron gránulos nuevos.

Efectividad de la vitamina D

Todos los pacientes respondieron bien, la fiebre se calmó, el dolor cesó, la secreción de pus se redujo gradualmente, los senos se curaron bien y las heridas se volvieron más sanas con el aumento de la vascularización. Las trabéculas óseas reaparecieron y las heridas se curaron con una formación mínima de cicatrices.

No solo los gránulos de vitamina D actúan como portadores del antibiótico a nivel local, también tienen propiedades para estimular la inmunidad y promover la cicatrización del tejido.

También produce un antibiótico como la sustancia catelicidina que mata las bacterias y promueve el crecimiento del hueso y restaura la densidad mineral ósea.

Si deseas leer el artículo completo, da clic aquí.