GUÍA PARA LA CORRECTA ABLACTACIÓN

Estás aquí

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

A partir del sexto mes de vida, además de la leche materna o en su caso sucedáneo (fórmulas), los niños deben recibir otros alimentos para complementar su nutrición y garantizar un adecuado crecimiento y desarrollo.

¿Qué es la ablactación?

La ablactación es el proceso mediante el cual se introducen a la dieta del niño, de manera progresiva, alimentos diferentes a la leche (alimentación complementaria), hasta incorporarlo a la dieta familiar.

¿Cómo iniciar?

  • Al inicio, no se deben mezclar los alimentos al momento de servirlos o prepararlos para poder ofrecer uno a la vez, esto permitirá conocer los sabores y su tolerancia.
  • Se recomienda introducir solo un alimento nuevo a la vez por dos o tres días, para valorar su tolerancia y descartar alergia al mismo. Por ejemplo, si el lactante ha comido y tolerado manzana, pera y zanahoria, y se desea agregar calabaza a la dieta, se introducen sólo estos alimentos durante tres o cuatro días, para después agregar otro.

¿Con qué frecuencia debo ofrecerle alimentos complementarios a mi hijo?

  • Niños amamantado (6 a 8 meses de edad), se debe proporcionar 2 a 3 comidas al día.
  • Niños de 9 a 11 meses y 12 a 24 meses de edad, deben recibir 3-4 comidas al día, además de colaciones (como una fruta, un pedazo de pan o galleta) ofrecidas 1 o 2 veces al día.

¿Cuándo puede el niño consumir los mismos alimentos que el resto de la familia?

  • A los 12 meses la mayoría de los niños o niñas pueden comer el mismo tipo de alimentos que el resto de la familia, bajo una alimentación correcta.

 

Recomendaciones generales.

Para asegurar una ablactación exitosa se recomienda:

  1. Alimentar a los lactantes directamente y asistir al niño o niña mayor cuando come por sí solo, respetando sus signos de hambre y satisfacción.
  2. Alimentar despacio y pacientemente, así como animar al niño o niña a comer, pero sin forzarlos.
  3. Si el niño o niña rechaza varios alimentos, experimentar con diversas combinaciones sabores, texturas y métodos para animarlos a comer.
  4. Promover el consumo de alimentos de acuerdo con el Plato del Buen Comer.
  5. Evitar las distracciones durante las horas de comida si el niño o niña suele perder el interés rápidamente.
  6. Recordar que las comidas son periodos de enseñanza y aprendizaje mutuos entre padres de familia e hijos, donde se puede hablar con los niños y mantener el contacto visual.
  7. Lavarse las manos antes de preparar alimentos y lavar las manos de los niños antes de comerlos.
  8. Servir los alimentos inmediatamente después de su preparación y guardarlos de forma segura si no son consumidos al momento.
  9. Utilizar utensilios limpios para preparar y servir los alimentos. Deben emplearse utensilios adecuados y permitir que el niño intente comer solo, aunque se ensucie.
  10. Evitar el uso de biberones.
  11. A partir del 6o. mes se recomienda incluir carnes y, a partir de los 2 años de edad, dar leche descremada.
  12. Variar los alimentos para cubrir las necesidades nutricionales. Deben consumirse alimentos de origen animal lo más frecuentemente posible. Las frutas y verduras ricas en vitamina A deben ser consumidas a diario (por ejemplo, frutas y verduras de colores oscuros, aceite de palma roja, aceite u otros alimentos fortificados con vitamina A).
  13. Debe ofrecerse agua simple potable. Los jugos de fruta deben incluirse cuando el niño o niña pueda tomar líquidos en taza. De preferencia deben ser naturales sin la adición de edulcorantes. Preferir agua simple potable para no remplazar o desplazar alimentos.

 

Tabla 1. Esquema de alimentación complementaria.

Edad cumplida

Alimentos a introducir

Frecuencia

Consistencia

0-6 meses

Lactancia materna exclusiva.

A libre demanda

Líquida

6-7 meses

  • Carne (ternera, pollo, pavo, res, cerdo, hígado)*
  • Verduras (chayote, zanahoria, calabaza)
  • Frutas (manzana, pera, plátano)
  • Cereales (arroz como el inicial y posteriormente maíz, trigo, avena, centeno, amaranto, cebada, tortilla, pan, galletas, pastas, cereales infantiles precocidos adicionados)

2 a 3 veces al día

Purés, papillas

7-8 meses

Leguminosas (frijol, haba, garbanzo, lenteja, alubia)

3 veces al día

Purés, picados finos, alimentos machacados

8-12 meses

  • Derivados de leche (queso, yogurt y otros)
  • Huevo y pescado**

3-4 veces al día

Picados finos, trocitos

Mayores de 12 meses

  • Frutas cítricas, leche entera***

El niño o niña se incorpora a la dieta familiar.

4-5 veces al día

Trocitos pequeños

* Excepto embutidos o carnes frías elaborados con cualquiera de estas carnes.

**Se deben introducir si no existen antecedentes familiares de alergia al alimento, si es así, introducirlo después de los 12 meses.

***La leche entera de vaca no se recomienda antes del primer año de la vida.

Información adicional

¿Qué hago si mi hijo está teniendo una reacción alérgica a algunos de los alimentos?

Suspenda de inmediato el alimento del que sospeche y acuda con el médico a la brevedad.

 

Recuerde...

  • Cada niño es diferente y es probable que su pediatra tenga otras recomendaciones diferentes a las mencionadas, pero lo mejor será siempre seguirlas como él lo sugiera.

 

Fuentes: