PRIMEROS AUXILIOS EN CASO DE MORDEDURA DE SERPIENTE

Estás aquí

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

PRIMEROS AUXILIOS EN CASO DE MORDEDURA DE SERPIENTE

Tras la mordedura de una serpiente se pueden presentar algunos de los siguientes signos y/o síntomas de alarma:

  • Dolor e inflamación en la zona de la mordedura con posterior endurecimiento de la misma.
  • Coloración pálida en la zona de la mordedura y sangrado en el sitio de la lesión.
  • Dificultad respiratoria.
  • Náuseas y vómitos.
  • Sensación de hormigueo o adormecimiento.
  • Visión borrosa.
  • Mareo y debilidad generalizada.
  • Sudoración excesiva.
  • Alteraciones de la conciencia como confusión o pérdida del conocimiento.
  • Sangrado por encías, nariz o en la orina.

En algunos casos, la aparición de síntomas severos se presenta aproximadamente 12 a 16 h después de la mordedura.

 

Se sugiere actuar bajo las siguientes recomendaciones:

¿Qué hacer?

¿Qué NO hacer?

  • Colocarse en una zona segura, alejándose lo más pronto del animal que lo mordió.
  • Conservar la calma y no realizar esfuerzos, ya que esto acelera el veneno en el organismo.
  • Revise la hora en que ocurrió el accidente.
  • Si es posible, trate de identificar a la serpiente, ya que esto ayudará a los médicos a saber si se trató de una especie venenosa, así como el tipo de antídoto a administrar.
  • Retire todos aquellos objetos o prendas de vestir que pudieran actuar como objetos constrictivos (anillos, cadenas, pulsera, bufandas, calcetines), ya que es probable que se presente una inflamación de la zona afectada.
  • Limpie suavemente la herida para retirar posibles residuos y evitar que se infecte.
  • Cubra la zona con gasas o paños limpios sin aplicar presión.
  • Inmovilice el área afectada.
  • Lleve al herido a los servicios de salud más cercanos de manera inmediata.
  • No permitir que la persona se esfuerce demasiado.
  • No aplicar torniquetes.
  • No aplicar compresas frías o calientes en la zona de la mordedura.
  • No cortar el área de la mordedura.
  • No tratar de succionar el veneno.
  • No dar medicamentos al paciente.
  • No administrar nada por vía oral.
  • No administrar remedios tradicionales.
  • No elevar la zona afectada (por ejemplo, si fue en la pierna, no eleve las piernas del paciente), ya que esto favorece el flujo del veneno hacia el corazón.

 

 

 

 

Fuentes: